La Riva Aquarama Lamborghini vuelve a surcar las aguas

Corría el año 1968 y Ferruccio Lamborghini, il capo de la marca de deportivos, encargó que le construyesen una lancha Riva Aquarama. La quería en tres meses, y además, con dos motores Lamborghini 4.0 V12, con seis carburadores Weber cada uno.

Tras la muerte de Ferruccio, acabó en un almacén, tapada con una lona. Fue redescubierta hace tres años y sometida a un extenso periodo de restauración. La desmontaron pieza a pieza, consiguieron otros motores y la han devuelto a su estado original. Es la Aquarama más rápida del mundo, alcanza 48 nudos (unos 90 km/h).

Los motores entregan 340 CV cada uno, son adaptaciones de los V12 originales del Lamborghini 350 GT. Para adaptarlos a un barco han necesitado y recibido ayuda del museo de Lamborghini. Un motor gira hacia la izquierda, y el otro hacia la derecha. Un exingeniero de Lamborghini les ayudó antes de fallecer, Bob Wallace.

El resultado de esta restauración es espléndido y no ha sido precisamente barato, pero si vemos esta nave en una subasta podemos imaginarnos que su precio será astronómico. Tres años de trabajo merecen la pena para una pieza como esta, y habrá alguien tan loco como para pagar eso y más.Ferruccio Lamborghini falleció hace 20 años, y le hubiese gustado ver cómo han dejado su lancha.

Temas relacionados