25 de julio: Día de Santiago Apóstol

Mendoza, fiel a sus raíces históricas, continúa rindiendo homenaje a su Patrono en el marco de una serie de actividades religiosas y culturales.

Han transcurrido más de cuatro centurias y media desde que Mendoza comenzara su existencia. La fe sembrada desde los años iniciales renueva cada año la veneración al Apóstol Santiago, que en numerosas ciudades de América fue adoptado como Patrono principal.

El 22 de febrero de 1561, Pedro del Castillo tomó posesión del territorio de Cuyo, a nombre del rey Felipe II. El 2 de marzo fundó la ciudad que llamó Mendoza en homenaje al gobernador de Chile, D. García Hurtado de Mendoza.

El fundador señaló el lugar donde habría de levantarse la primera iglesia o iglesia Matriz. A continuación alzó en sus manos un árbol gordo, por rollo y árbol de justicia, para que en él se ejecutase la justicia real. Nombró luego los integrantes del primer Cabildo, que prestaron juramento y entraron a ejercer sus funciones.

Al fijar el sitio de la iglesia Matriz, Pedro del Castillo nombró a San Pedro como su titular, por devoción al santo de su nombre y lo “tomó como patrón y abogado de esta ciudad”, según consta en el acta de fundación.

El apóstol Santiago, Patrono de Mendoza

La pérdida de las Actas capitulares de los primeros cinco años de existencia de la ciudad, no nos permiten conocer el momento en que comenzó a honrarse al apóstol Santiago como Patrono principal. Pero ya en 1566 la ciudad hacía su festejo. Esta celebración era organizada por el Cabildo y participaban el cura de la Matriz, las autoridades civiles, las comunidades religiosas y el pueblo en general.

En la festividad del apóstol Santiago, se unía todo el imperio español, por ser este santo Patrono de España. Las ceremonias coincidían en lo esencial.

Santiago y los temblores

Tampoco podemos señalar el origen de la tradición de acudir a Santiago como protector frente a los sismos, ya que en el siglo XVII, concretamente desde 1647, era Santo Domingo el abogado contra los temblores. La festividad se celebraba el 13 de mayo, en recuerdo del violento terremoto que afectó a Santiago de Chile y donde milagrosamente salvaron sus vidas el obispo y secretario, que pudieron llevar ayuda espiritual y material a los habitantes de aquella ciudad. Las Actas Capitulares de Mendoza dan cuenta de los preparativos de esa celebración.

Mendoza, fiel a sus raíces históricas, continúa rindiendo homenaje a su Patrono en el marco de una serie de actividades religiosas y culturales. Mientras en el templo de Santiago Apóstol y San Nicolás se conserva la imagen del guerrero, hoy recorre las calles una nueva imagen estrechamente vinculada a los comienzos de la evangelización: el peregrino que llevara la Buena Noticia a España, para luego retornar a Tierra Santa a dar testimonio de su fe con su martirio.

Temas relacionados