28 de noviembre: Día del tomero

Mendoza, desierto convertido en oasis de agua silenciosa que corre por ríos, canales e hijuelas, hasta regar los cultivos de toda la Provincia. Pero no es casual ni mágica la forma en la que el recurso hídrico se distribuye; por el contrario, una amplia red permite que esto suceda. Unas de las figuras claves en este proceso son los tomeros, encargados de abrir y cerrar compuertas para brindarle el riego a cada productor en su turno.

Para homenajearlos, todos los 28 de noviembre, el Departamento General de Irrigación celebra el día del tomero.

Quién es el tomero La figura del tomero aparece en la Ley de Aguas de 1884 como “tomero repartidor”,  incorporándolos desde esa época a la cultura del trabajo mendocino. El tomero, en una gran “cadena de trabajo”, es el primer eslabón de contacto con los regantes, llevándoles el turno de agua y atendiendo a las necesidades que puedan tener.  A su responsabilidad de captar el agua y repartirla, se suma revisar el funcionamiento de las compuertas, verificar la limpieza de cupos, repartir las boletas de turnos y ejercer su autoridad de policía del agua.  En Mendoza hay más de 250 tomeros que realizan su trabajo 24 horas, siete días a la semana, a lo largo y ancho de las 5 cuencas y la zona de riego del río Malargüe, en las que se encuentra distribuida la Provincia.

 

Comentar

comentarios

Temas relacionados