A 110 años de la creación de la red de riego de la Colonia Real del Padre

El mes de noviembre es un mes significativo para la historia hídrica de la provincia. Se dictó la Ley de Agua (1884) y realizó la construcción de la red de riego de la colonia Real del Padre. Suceso de menor importancia y poco conocido en la actualidad, pero no por ello se puede dejar de mencionar porque fue realizada por el ing. Carlos Wauters, el mayor especialista en recursos hídricos de la Argentina en el siglo XX y fundador de las colonias Real del Padre y Atuel Sud (Jaime Prats).

El Ing. Wauters adquirió en sociedad con el Banco Español del Río de la Plata en 1910 un poco más de 11.352 ha perteneciente a la vieja estancia “Monte Comán”. La nueva propiedad se ubicaba en el paraje conocido con el nombre de “Real del Padre”, nombre que surgió a partir del accionar del fray Francisco Inalicán en la región durante el siglo XIX.

La colonia de Real del Padre

El ing. Carlos Wauters proyectó sobre el costado izquierdo del río Atuel la futura colonia agrícola, la dividió en 109 fracciones de unas 100 hectáreas cada una y diseño y construyó la toma y la red de riego que ahora cumple 110 años.

Las obras de irrigación

Aprobado el plano por las autoridades provinciales, en septiembre de 1911 se iniciaron las obras hídricas. Primero se construyó la toma principal en una curva del curso del Río Atuel, condición que le daba más firmeza frente a las crecidas del mismo y aseguraba que el agua ingresara en forma permanente, aún con poco caudal. Luego se abrieron los 15 km del canal matriz y se construyeron el desarenador y varios saltos de agua. Una vez terminada esta obra se realizaron los cincos canales secundarios con sus saltos de agua e las hijuelas menores que permitieron distribuir equitativamente el agua en las casi 10 mil hectáreas cultivables.

Cabe agregar que todos los canales se abrieron con picos, palas y carretas por cuadrillas de españoles, varios de ellos, al ver el potencial de las tierras, optaron por quedarse y compraron una finca de cinco y 10 hectáreas.

La obra hídrica costó $ 184.759 o el equivalente al valor de 486 hectárea de tierra sin cultivar de la colonia en 1911 lo que permite deducir cuánto valdría hoy la misma se tuviéramos que comprar 486 ha con derecho de agua. Cabe agregar que el dinero invertido se gastó en la apertura de canales y de caminos, en los sueldos de los obreros y en la construcción de la toma, el desarenador y los saltos de aguas.

Y el ingeniero Wauters realizó tan bien el trabajo que a 110 años la red de riego no ha sufrido modificaciones en su recorrido.

Por Prof. Omar Alonso Camacho. Instituto de Historia. Facultad de Filosofía y Letras (UNcuyo)

Ingeniero Carlos Wauters (en el centro con sombrero negro)

 


Vista general de la toma de Real del Padre

 


Salto de Agua (1918)

 


Salto de agua de uno de los canales secundarios en la actualidad

Temas relacionados