A 4 años de la muerte de Néstor Kirchner

Militantes, legisladores y funcionarios nacionales rendirán homenaje este lunes en Santa Cruz al expresidente Néstor Kirchner, al cumplirse cuatro años de su muerte. 

El acto central tendrá lugar en el mausoleo donde descansan los restos del exmandatario, en la ciudad santacruceña de Río Gallegos.
Si bien no está previsto que la presidenta Cristina Kirchner concurra al homenaje, se espera que la mandataria, junto a sus hijos Máximo y Florencia Kirchner y su círculo más íntimo, se acerque al mausoleo,
al igual que lo hizo en los aniversarios anteriores del fallecimiento de su esposo.

Además, las agrupaciones militantes kirchneristas realizarán este lunes una jornada de actividades en el Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHi), ubicado en el predio de la ex-ESMA.

Allí, el Frente para la Victoria se realizará un festival en conmemoración de la muerte del exmandatario a partir de las 17.00.

Se espera que viajen a Santa Cruz dirigentes de primera plana del Gobierno, además de referentes provinciales y legisladores.

Buenos Aires, NA.

Néstor Kirchner, en las voces de quienes compartieron su recorrido desde el sur hasta la presidencia

El ex presidente Néstor Kirchner fue recordado por funcionarios, intendentes y dirigentes sociales y políticos que compartieron sus días como presidente, sus preocupaciones como intendente de Río Gallegos y como gobernador de Santa Cruz y sus horas como militante de un proyecto político que gobierna el país desde el 25 de mayo de 2003.

Carlos Tomada, que ocupa el cargo de ministro de Trabajo desde que fue designado por Kirchner en mayo de 2003, dice que el mejor recuerdo y legado del ex mandatario fue cuando al finalizar una de las primeras reuniones, le indicó: «Carlos, lo único que te pido, es que todos los días hagas algo: pequeño, chiquito, mediano, grande, importante, para que nuestro pueblo viva mejor».

«Si vos, todos los días, pero absolutamente todos los días, hacés algo para que nuestro pueblo viva mejor, yo te aseguro que de acá a dos o tres años, nos vamos a encontrar, nos vamos a abrazar, vamos a mirar para atrás y vamos a encontrar una Argentina que se va a parecer mucho más a la Argentina que siempre soñamos», recuerda Tomada y se emociona: «Vaya si lo logró!».

Además, recordó que por esos años Kirchner decía que «mientras la Argentina está en el estado en que está, no puedo dormir» y asevera que «seguro empezó a dormir mejor cuando los indicadores sociales y la realidad cotidiana empezó a mejorar, seguramente dormía mejor cuando se abrazaba con Evo, con Chávez, con Lula. Seguramente durmió mejor cuando bajó el cuadro de Videla».

El diputado nacional Edgardo Depetri, que lo conoció a Néstor en 1982 siendo secretario general de ATE Río Turbio, recuerda: «estábamos buscando un abogado y a través del contacto con los compañeros, me recomendaron a un flaco que ‘es buen profesional y compañero’. Se trataba de Néstor Kirchner».

«Yo militaba en la unidad básica Eva Perón, hice mi camino sindical, el fue intendente, gobernador y siempre mantuvimos un vínculo de amistad», recordó Depetri.

Entre las anécdotas, se acordó que en enero de 2002, estaba en un hotel en El Calafate y el conserje le dice «‘está acá el gobernador de Santa Cruz que lo busca’. Y era nomás, se había venido caminando desde su casa a verme, y nos fuimos a tomar un café, él estaba preocupado por la situación social, me decía mientras veíamos en la tele al gordo D’Elía, marchando».

A través de Depetri, el dirigente del Partido MILES, Luis D’Elía, conoció al entonces gobernador de Santa Cruz, durante las jornadas de reclamo conocidas como el Matanzazo -cortes en Isidro Casanova, en Ruta 3 y Germán Abdala- que se llevaron a cabo durante los meses de octubre y noviembre de 2000.

«Edgardo me pasó el teléfono y me dijo: ‘Luis, te habla el gobernador de Santa Cruz, te quiero expresar mi solidaridad con ese reclamo y te aseguro que yo voy a ser presidente y estas injusticias las vamos a cambiar’, y yo la verdad es que no le creí nada», expresó D’Elía en diálogo con Télam, e inmediatamente enfatizó: «ahí lo conocí pero cuando me enamoré y dije ‘este tipo viene a cambiar la historia’, fue después».

D’Elía se refiere a cuando a horas de asumir como presidente, «Kirchner pasó a retiro a 54 oficiales superiores de las Fuerzas Armadas porque comulgaban con el Consenso de Washington y yo dije ‘no nos equivocamos en ser la única organización social que llamó a votarlo como presidente'».

Andrés «El Cuervo» Larroque, diputado nacional y secretario general de La Cámpora, destacó que «en esos primeros encuentros con Néstor en 2007, nos costaba dimensionar que él que era presidente, que nos escuchara, nos reconociera, nos registrara. Nosotros veníamos de organizaciones con militancia territorial, estudiantil y Néstor en esas primeras charlas nos demostraba que valoraba mucho esas experiencias».

En ese marco, destacó que «dotó nuestros impulsos de visión estratégica, vinculándolos con su visión de gestión» y de esos primeros encuentros resalta que «para Néstor no había nada que pudiera doblegarlo, no había atisbo de desesperanza cerca de él, sin ingenuidad pero siempre asumía las dificultades, porque para él todo se podía vencer, con política con organización, que es lo que hoy sigue haciendo Cristina (Fernández de Kirchner)».

«Ellos desafiaron una gran adversidad que era construir un proyecto político nacional desde un lugar lejano como lo era Río Gallegos, en la provincia de Santa Cruz», indicó Larroque.

Entre los dirigentes más jóvenes, el nieto recuperado y actual diputado nacional Juan Cabandié, aseveró que él recuperó su identidad «hablando con él, escuchándolo, compartiendo la cotidianeidad», ya que recordó que la primera vez que lo vio fue en el acto de recuperación de la ex Esma, y al momento de subir al escenario, donde leyó una carta en la que se presentaba como Juan Cabandié, el último nieto recuperado por las Abuelas de Plaza de Mayo hasta el momento.

«El primer diálogo lo establezco un mes después en una reunión en su oficina a la que fuimos Nietos, Abuelas, Madres», era abril de 2004 y recuerda que entró último a ese despacho y que Néstor lo palmeó y le dijo que «le había gustado mucho lo que había leído en el acto y que su hermana Alicia había hablado muy bien de mí».

Cabandié, también dirigente de La Cámpora, resaltó que «sin dudas la identidad política es parte de una identidad integral y no se recupera el día que te dicen ‘sos tal’, se va construyendo y yo la construí sin dudas con él. Mi identidad política se fue construyendo con él y se fue profundizando con el tiempo».

Juan Patricio Mussi, otro de los jóvenes dirigentes que reconoce la conformación de su identidad política cercana a Néstor Kirchner, destaca que «esa lógica de inclusión, de no dejar a nadie afuera y de respetar a todos por igual, eso es lo que hizo Néstor y lo convirtió en un verdadero revolucionario» y aseveró que «Néstor es mi Perón, porque significó y significa lo que Perón fue para la vida de mi padre».

A su vez, recordó que «la primera vez que vi a Néstor fue en un acto de su campaña y, la verdad, no sabía ni pronunciar su apellido: cuando él hablaba de las medidas e ideas que quería implementar, sinceramente, no le creía, ya habíamos tenido muchas promesas de otros y estaba desilusionado. Aunque sabia que si cumplía, iba a provocar una revolución».

Como diputado, Kirchner se sentaba al lado de Agustín Rossi, que fue titular de la bancada del Frente para la Victoria, y hoy está a cargo de la cartera de Defensa, y rememora que el día que se aprobó la ley de matrimonio igualitario le dijo «esta ley es fundamentalmente para los jóvenes que van a vivir con una democracia con más derechos y más tolerancia».

Para Rossi, esa fue una sesión particular, ya que asegura que «Néstor estaba especialmente contento, porque ese día había sido elegido secretario general de UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas)», rol que desempeñó hasta que su fallecimiento, el 27 de octubre de 2010.

FUENTE TELAM

Temas relacionados