A las funerarias no las regula nadie !!!

El servicio debería ser público y no meramente lucrativo como aparece. Los costos que deben pagar los deudos son muy altos y un sepelio aparece como un lujo y no un hecho doloroso. El estado debería regular y controlar la prestación del servicio funerario y de cremación.

Quienes han atravesado momentos difíciles ante la situación de recurrir a contratar un servicio de sepelio, dan cuenta de lo que requieren las empresas particulares que brindan ese servicio, es muy alto su costo e incluso difieren de una empresa a otra, a pesar de que lo prestado no dista mucho de una a otra. Incluso algunos prestadores, pretenden cobrarle a los familiares sumas exhorbitantes. Debería existir un cuadro tarifario y dependencias, que presten ese servicio de manera gratuita a personas de bajos recursos.

Las empresas que se dedican a esa actividad hacen aparecer sus costos muy elevados y convirten lo que debería ser un servicio público, en un negocio por demás lucrativo, sin importar la situación de dolor y tristeza por la cual pasan en esos momentos los familiares de los fallecidos.

Entendemos que es impostergable la necesidad de legislar de manera urgente en esta materia, para regular y controlar la prestación del servicio, el cual debe ser declarado como público no lucrativo y de carácter social.

Lo lamentable es que se presente como que se trata de un lujo que las personas estarían disfrutando y no un hecho doloroso que atraviesan los familiares de los fallecidos.

Temas relacionados