¿A los trabajadores quien los compensa?

Pareciera que vivimos el mundo del revés. Quienes nos mantienen cautivos, a nosotros los clientes, hoy amenazan publicamente a través de los medios, que si no los compensan por la devaluación no invertirán. La incognita es ¿cual fue la última inversión que realizaron?.

La libre empresa, hacía mucho que no intentaba alzar la voz, y hoy dejan entrever que si los usuarios no los ayudamos a que prospere su negocio, no invertirán. Imaginen que si cada uno de los trabajadores y los comerciantes que existen en el país, pidieran que se los compensara por la devaluación, estaríamos todos quebrados.

La historia Argentina está llena de compensaciones, que llegaron como una emergencia y se quedaron para ser parte de la vida diaria, sin ir más lejos y por dar algunos ejemplos: el impuesto automotor, que en 1958, bajo el Decreto Ley 6582, se creó el Registro Nacional de la Propiedad del Automotor (RNPA) que nació para regular lo concerniente a la inscripción de la propiedad de los automotores, los trámites posteriores y los créditos prendarios. Su primer objetivo era unificar, regular y estandarizar las diferentes identificaciones o patentes de automotores, tarea que realizaba cada municipio del país en forma autónoma, por lo cual percibía el tributo, que le fue suprimido y dejando de ser un país federal, paso a cobrarlo el estado nacional.

Así nacieron los Registros Nacionales de Propiedad Automotor, que generan píngues ganancias a quienes los usufructan, generalmente allegados a los distintos colores políticos que conviven en la Argentina, que es el país en donde más impuestos se pagan y, América Latina, la región en donde más impuestos se pagan.

La comparación de la región con el resto del mundo es muy desalentadora. El “Total Tax and Contribution Rate” (índice de impuestos y contribuciones) de América Latina es del 52,60%, contra el 39,60% de Europa y 38,90% de Norteamérica.

Pero la comparación de Argentina, en particular, es realmente desgarradora. El índice asciende a un sorprendente 106%, considerando todos los impuestos (nacionales, provinciales y municipales) y las cargas sociales de los empleados en relación de dependencia.

Mientras que en Chile es del 33%, en Uruguay es del 41,80% y en Brasil del 68,40%.

Somos, por lejos, el país en donde más impuestos se pagan en todo el mundo, obviamente explicado por la alta evasión que existe (somos el quinto país del mundo con mayor evasión). En consecuencia, los pocos que pagan, tienen que pagar tanto.

En 1998 fue creado por Ley 25.053 el Fondo Nacional de Incentivo Docente para financiar una economía en decadencia de los Ingresos Públicos, para poder incrementar los alicaídos salarios de los educadores, que como hoy sufren también la devaluación.

Este cobro extra que pretenden hoy aplicar a los usuarios para compensar a las petroleras por la devaluación, resulta inverosimil, como las amenazas de frenar las inversiones si no reciben ese pago extraordinario.

Los trabajadores argentinos “muy solos” a diario solucionan como pueden, los mayores costos que deben asumir en su economía familiar ¿y como lo hacen? produciendo más…! se buscaron otro trabajo, desarrollan alguna actividad anexa, que les genere un dinero extra para poder sobrellevar la tempestuosa economía que hoy tiene la Argentina. Por que la suba del dólar no los beneficia para nada, al contrario los perjudica por que los devalúa, ya que no alcanzan a cubrir la canasta básica de la cual están presos.

*la imagen pertenece a una patente de Vehículo del departamento de San Rafael, número 1503. (año 1943) cuando era federal el país.

Comentar

comentarios

Temas relacionados