Abogado Ad-Hoc del Querellante Particular

El Dr Enzo Orosito ha realizado una síntesis sobre la actuación del Abogado Ad-Hoc, para darle igualdad ante la ley a las víctimas, lo que los Defensores Oficiales hoy son al Imputado.

En Seguridad, hay que equilibrar–cada vez más- la situación de la víctima y del imputado, hoy desequilibrada a favor de este último. Darle un abogado a la víctima es darle equilibrio profesional en el conflicto con el imputado, al darle “paridad de armas” (igualdad ante la ley).   El abogado que proponemos será a la Víctima lo que los Defensores Oficiales hoy son al Imputado.

Se trata de superar el desequilibrio “por la positiva”. El desequilibrio procesal a favor del imputado, no se resuelve sacándole derechos o asistencia a éste, sino otorgándoselos en la práctica –también- a la víctima; mejor dicho, reconociéndoselos y devolviéndole su ejercicio “pero” no directamente –a fin de evitar  el retorno del conflicto y/o justicia por mano propia– sino a través de una asistencia profesional adecuada.

No se trata del imputado o  la víctima; se trata de la víctima y del imputado. La opción entre garantismo o mano dura es falsa, porque niega a uno de los protagonistas del delito;  ocurrido el hecho,  la sociedad debe ocuparse del imputado, pero también de la víctima.  Ocuparse sólo de uno de ellos, es “patear el problema” para adelante.

El abogado que proponemos podrá asistir a las víctimas o a sus herederos o a sus representantes. No sólo alcanzará a la víctima “individual” (la tradicional); puede tratarse de víctima “colectiva” (por ej: de delitos ecológicos, a la salud pública, a consumidores y usuarios, ettc.). Se ocupará de abogar penalmente por ellos, no así ante los jueces civiles u otras instancias. Les socorrerá ante dificultades económicas para el pago de honorarios; o ante razones de urgencia y hasta que puedan procurarse un abogado particular; o en su ausencia; etc.

Entre 2013 y 2015 integré la Comisión Penal del Consejo de la Magistratura y tomé examen –entre otros- a postulantes para este cargo que sí existe en el norte mendocino . Por qué no traerlo al sur, entonces?  Así fue como presenté la idea al Dr Javier Fernández y Martín Buscemi –ambos presidentes sucesivos del Colegio de Abogados– y luego al Dr. Darío Bermejo –Delegación de la Suprema Corte-. Felizmente, una iniciativa similar hacía nido en el Honorable Concejo Deliberante, de la mano del Cjal Daniel Herrera, nos pusimos en contacto y colaboramos en los fundamentos del proyecto de Declaración  que Daniel Herrera presentó ante el HCD. A partir de ahí, los Concejales, los Jueces y los Abogados locales estamos trabajando EN RED para que –desde Mendoza Capital- den “luz verde” a este proyecto, aspirando a  Igualdad de Trato en la distribución del dinero necesario para afrontarlo.

 

ENZO OROSITO

DNI 14.654.212

Abogado Matrícula 3545

Temas relacionados