Adulteraron motores de dos Porsche para que figuraran como de colección

Se trata de autos alemanes modelo 90 valuados en $300 mil cada uno a los que les modificaron los números de serie para que ingresaran al país como de los años 70. Los dueños deben responder ante la Justicia.

Luego de más de noventa días de seguimiento, personal policial que depende de Investigaciones secuestró en los últimos días dos vehículos de la marca alemana Porsche a los que les adulteraron el número de motor y de chasis para ingresarlos al país como autos de colección, cuando no lo eran.

Los dueños de ambos autos, uno un coleccionista de Luján de Cuyo y el otro un bodeguero de Rivadavia, fueron identificados y ahora deberán responder ante la Justicia penal porque los autos estaban a su nombre. En tanto, los dos costosos rodados quedaron guardados en los galpones que posee la División de Sustracción de Automotores en Guaymallén.

Los procedimientos se realizaron en diferentes controles de rutina que tuvieron lugar en talleres de Guaymallén. Los responsables de los dos Porsche Carrera 911, uno de ellos cabriolet, los habían dejado en esos talleres para repararlos y refaccionarlos y luego mostrarlos en las exhibiciones que suelen organizar en la provincia o para uso personal.

Fuentes ligadas a las pesquisas señalaron que “se realizaron los controles correspondientes en cada uno de los vehículos y se detectaron las anomalías en el números de chasis y se confiscaron”, precisaron.

Según detallaron las fuentes, la numeración del motor estaba adulterada en el cuarto dígito que hace referencia al año del modelo del automóvil. En estos casos, los autos de origen alemán son en realidad modelo 90, cuando en esa época era furor en el país la importación de estos autos cero kilómetros de lujo.

Pero cuando los peritaron, notaron que las modificaciones que les hicieron en los motores mostraban que eran de los 70. “Tenían esa numeración para hacerlos pasar como vehículos de colección y así poder ingresarlos al país”, explicaron fuentes policiales.

Esta maniobra, agregaron, la realizan para que en los registros no queden como un auto usado que fue importado, actividad que está prohibida actualmente por el Código Aduanero para ese tipo de marca. Según las leyes, sólo pueden ingresar Porsche para coleccionar que correspondan a años anteriores a 1974.

Debido a esta circunstancias, los propietarios de ambos autos de lujo fueron identificados por las patentes. Uno de los ellos pertenece a un coleccionista de Chacras de Coria y el otro es de un conocido bodeguero del Este provincial. Las investigaciones quedaron en manos de la Oficina Fiscal Nº9 de Guaymallén.

“El RPA es un número que lo otorga el Registro Nacional de la Propiedad del Automotor para grabar chasis o motores de vehículos que por distintas razones no delictivas –un número se borra involuntariamente– no cuentan con sus números originales. Pero estos autos tenían la numeración adulterada a propósito, era evidente.

Uno de los Porsche tenía la patente que empezaba con F, es decir, que ingresó al país en el 2006 aproximadamente y que en ese momento con el RPA se le da una nueva patente al propietario. Ahora hay que investigar cómo y por dónde lo ingresaron y quién colaboró en el ilícito siendo que no era un auto de colección”, explicaron desde Sustracción de Automotores.

Los pesquisas manifestaron que cada uno de los autos que se encuentra en el predio que tiene la Policía en calle Serú de Guaymallén supera los 300.000.

Afirmaron que se está tratando de establecer con qué fines ingresaron al país y si eran para revenderlos, concluyeron los voceros.

Temas relacionados