AGN: el presupuesto para «disciplinamiento político»

La Auditoría General de la Nación (AGN) volvió a poner la lupa sobre el manejo de los recursos presupuestarios por parte del Gobierno en un informe orientado a examinar la rendición de cuentas. El reporte fue dado a conocer este martes en el Congreso de la Nación por el presidente del organismo, Leandro Despouy, quien elevó duros cuestionamientos contra el oficialismo. Alertó por los «superpoderes» del Poder Ejecutivo y lamentó la falta de control.»La ejecución presupuestaria de la última década ha sido de una enorme discrecionalidad, así como la reasignación de recursos», indicó el funcionario al referirse a ese estudio. «Esto demuestra también que el Ejecutivo utiliza esto como una herramienta de disciplinamiento político», añadió.El análisis, que comprende lo ocurrido entre 2003 y 2012, advierte que existen una variedad de normas y disposiciones que permiten al Poder Ejecutivo modificar el Presupuesto sin intervención del Congreso, a modo de «superpoderes». Despouy mencionó por caso las leyes que habilitan al jefe de Gabinete a introducir cambios, las ampliaciones y la utilización de los Decretos de Necesidad y Urgencia.

En el mismo sentido, el reporte lamentó que el oficialismo parlamentario haya dejado de lado su rol de contralor del Poder Ejecutivo. «Una mayoría parlamentaria ha abdicado crecientemente de este rol constitucional», señaló al respecto el radical, al tiempo que sentenció que «la rescisión de su crucial función de control se ha plasmado en leyes que vuelcan la ecuación de poder en favor del Ejecutivo».

En su presentación, el titular de la AGN planteó la «incertidumbre» sobre el monto real de la deuda pública, al observar que «si bien siempre se expuso en los cuadros la deuda en default, su valor no era un valor cierto, ya que estaba en proceso de renegociación», una situación que, acotó, «no estaba contemplada ni siquiera en notas aclaratorias al balance».

Reconoció que «la magnitud de esta incertidumbre fue disminuyendo tras los canjes implementados en 2005 y 2010 y más recientemente con la negociación de la deuda con el Club de París». No obstante, aclaró que «el fallo de (el juez de Nueva York, Thomas) Griesa y las actuales restricciones del Gobierno para pagar a los acreedores vuelven a traer mayor incertidumbre sobre la deuda pública argentina». Y añadió: «Resulta necesario monitorear la evolución de la deuda intrasector público, que tiene el potencial de vaciar de activos al Estado», publicóInfoBae.

Al mencionar esa preocupación, apuntó contra el Banco Central y también contra la Anses, que «tiene graves problemas de sustentabilidad todavía no dimensionados». En el informe, indicó que «se deduce que el pasivo omitido por la Anses supera largamente el billón de pesos, mientras que su patrimonio neto es de sólo 230 mil millones de pesos». FUENTE: ANALISIS DIGITAL.COM

 

Para EL PARLAMENTARIO en tanto la AGN ha cuestionado la “subejecución” de partidas presupuestarias y también el papel del Congreso, por cuanto “sigue discutiendo la cuenta de inversión con una frivolidad vergonzante”.
Con datos precisos, el exdiputado Alfonso Prat-Gay sostuvo que el 25 por ciento de lo que gasta el Estado no ha sido aprobado por el Congreso previamente, cuestionó el uso de los DNU y la ley de superpoderes que le permite al Estado reasignar partidas.

Por su parte, el auditor radical Horacio Pernasetti señaló entre otras cosas que en la página web del Ministerio de Economía “no se publica la cuenta de inversión desde hace varios años”.

El único año en que hubo modificaciones al Presupuesto aprobadas por ley del Congreso fue 2006, precisa el informe, que destaca que durante los otros nueve años las realizó el Poder Ejecutivo, principalmente a través de decretos.

“Al comparar el crédito inicial con el gasto efectivamente devengado al final de cada ejercicio, surgen funciones subejecutadas, tales como Vivienda, Ecología, Transporte, Comercio y Turismo”, puntualiza el informe.

Bossio rechazó el informe en nombre del gobierno

El director ejecutivo de la ANSES, Diego Bossio, rechazó ayer las «manifestaciones extemporáneas» del presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN), Leandro Despouy, y aseguró que el organismo previsional muestra «gestión eficaz» con «orden administrativo y presupuestario».
«Despouy es un histórico dirigente radical. Y cada uno es responsable de las acciones que realiza. No es casual que la ANSES sea tan positivamente valorada por la gente y esté llevando adelante las políticas de inclusión universales de este gobierno», replicó Bossio en un comunicado luego de que se conociera un informe crítico de la AGN.
Para la ANSES, el titular de la AGN «sostiene de forma reiterada, irresponsable, imprecisa y sin la rigurosidad ni seriedad que su cargo institucional amerita, que el organismo responsable de la Seguridad Social tiene problemas de sustentabilidad».

«En los últimos años, la ANSES ha encarado un proceso de transparencia en sus balances que ha permitido que la Auditoría General de la Nación aprobara dos veces en forma consecutiva el presupuesto del organismo», recordó Bossio, en referencia al voto de la mayoría oficialista dentro del organismo de control parlamentario.

Según Bossio «ha sido justamente el trabajo riguroso, transparente y preciso llevado adelante en el pago de sentencias, el que ha permitido la aprobación de los balances de la ANSES».

Temas relacionados