Analizan protocolo para volver a las aulas

A casi 100 días de cuarentena por el coronavirus, el Gobierno de Mendoza está trabajando junto a la Nación en las guías sanitarias para el retorno de los chicos a las aulas, que se estima puede ser para después de las vacaciones de invierno.

Entre las alternativas que estudia la Dirección General de Escuelas, están los grupos reducidos de chicos para evitar el hacinamiento, el uso de tapabocas, el control de temperatura y la vacunación antigripal para los trabajadores de la educación, en tanto que permanecerán en el confinamiento los docentes que forman parte de los grupos de riesgo.

Este lunes hubo una reunión virtual entre el Director General de Escuelas, José Thomas, y el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, en donde se analizaron las distintas variables para el regreso de los alumnos a los establecimientos, poniendo el foco en cuál será la fase en la que se encontrará la provincia en agosto.

Hasta el momento, la posibilidad más firme es el regreso escalonado para los sectores con vulnerabilidad en las trayectorias escolares y mediante la modalidad semipresidencial.

“Se están analizando los protocolos y va a haber anuncios en los próximos días. Pero no depende de la Dirección General de Escuelas (DGE), ni del Ministerio de Educación de la Nación, sino de lo que determine el Ministerio de Salud de la Nación y en qué etapa se encuentre la provincia para abrir esta actividad”, señaló Emma Cunietti, Coordinadora General de Educación Superior.

“Lo que sabemos es que la Educación Superior va a ser la última en volver, porque los estudiantes de este nivel pueden estudiar a través de plataformas educativas todos los días e ir haciendo sus avances. Eso no se lo podemos pedir a un niño de seis años”, observó la especialista.

Entre las medidas que se contemplan para los protocolos sanitarios se ubican el control de temperatura en los docentes, la inmunización antigripal para todos aquellos que no sean grupos de riesgo y puedan incorporarse para estar al frente del alumnado.

La funcionaria que compone el equipo de Thomas aseguró que la preocupación no está tan centrada en los niños, “porque sabemos que el virus en ellos mayormente aparece como un refriado y se curan, salvo que sean de grupos de riesgo. Estamos más centrados en el entorno de los chicos, en los padres y en los abuelos, que conviven muchas veces en las mismas casas y que es donde el virus tiene una mayor incidencia”.

Es por ello que las pautas sanitarias para desalentar los contagios de COVID 19 no pueden buscarse en modelos como los de Alemania o Suecia, “donde no tienen la misma cultura que Argentina u España, donde los abuelos participan en la vida de los niños”.

Estudiar en la casa y en la escuela

Otro de los aspectos que adelantó Cunietti, haciendo hincapié que el proceso es dinámico y que puede cambiar según el comportamiento del virus en la provincia, es que los chicos vayan a clases presenciales algunos días de la semana y otros sigan con la modalidad virtual.

“Todo va a depender de en qué fase nos encontremos en agosto. Se cree que la actividad podrá abrirse en distintos puntos del país, pero claro está que no es lo mismo un lugar como Lavalle, donde no hay casos, a la apertura de las escuelas en el conurbano bonaerense. Cada uno tiene su realidad”, subrayó.

Fuente El Sol

Comentar

comentarios

Temas relacionados