Anmat prohibió el uso de los respiradores INVENTU adquiridos por una comuna del sur provincial

El organismo señaló que los ventiladores Inventu, producidos en Rosario, no se pueden usar «fuera de la jurisdicción de origen». General Alvear había adquirido 4 aparatos de esta marca que donó al hospital departamental. El Ministerio de Salud indicó que no sirven para pacientes en estado grave.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) advirtió este viernes que una marca de respiradores que se fabrican en Rosario no tiene autorización y no se puede usar fuera de su jurisdicción de origen.

Se trata de los aparatos que había comprado la Municipalidad de General Alvear para donarlos al hospital departamental «Enfermeros argentinos» en el momento más difícil de la segunda ola de coronavirus.

De acuerdo con el comunicado oficial de ANMAT, «la empresa Inventu, radicada en la ciudad de Rosario de la provincia de Santa Fe, no se encuentra habilitada para la fabricación de productos médicos».

Y agrega: «Por ello, se advierte que el producto médico ventilador nombrado ‘Un respiro’, fabricado por la empresa mencionada, no se encuentra registrado por esta Administración Nacional. Esto significa que no se encuentra autorizado su tránsito interprovincial o el uso fuera de la jurisdicción de origen, independientemente de la autorización local que pudiera tener».

General Alvear adquirió a comienzos de mayo cuatro respiradores de Inventu para ampliar la terapia intensiva del hospital, pero los aparatos nunca fueron utilizados. Su director, Fabio Gómez Parra, aclaró que a los equipos les hacía falta una revisión técnica y que los profesionales estaban acostumbrados a usar otras marcas.

Ayer a la tarde, tras el comunicado de ANMAT, el director de Hospitales de la provincia, Raúl Salvatore, aclaró  que los respiradores adquiridos en Alvear sólo se podrían utilizar en «una situación extrema» y en pacientes que no están muy comprometidos por la enfermedad.

Salvatore explicó que este tipo de ventiladores, que son mucho más baratos que los convencionales y se los llama «de transición» o de «licencia abierta», surgieron el año pasado en muchos lugares del mundo, ante la alta demanda y la crisis sanitaria.

En ese contexto apareció Inventu, con fuerte apoyo de la Nación. «Nosotros tomamos contacto con ellos, pero observamos que los respiradores no alcanzaban para realizar la ventilación invasiva», expresó el funcionario.

Según Salvatore, gracias a donaciones y compras, los hospitales se equiparon con los ventiladores convencionales y se consiguió el objetivo de tener en el hospital de General Alvear 22 camas de terapia intensiva, con bombas, monitores y respiradores convencionales.

Respecto de los equipos de Inventu, explicó que «no han sido utilizados porque no han hecho falta». Además, afirmó: «Los evaluamos y veíamos que tenían dificultades, es una buena intención pero les hace falta años de desarrollo para conectar a un paciente en forma invasiva, tiene que ser un respirador con un nivel de complejidad que esta iniciativa aún no logra».

La ventilación no invasiva es aquella que se realiza con el paciente despierto, a través de cascos o bigoteras, mientras que la invasiva corresponde a la intubación, caso en el que el paciente está dormido. Ocurre cuando la persona se encuentra en un coma farmacológico y el respirador es su «soporte vital».

En estos casos sólo se puede utilizar un respirador microprocesado. «Se agradece el aporte del municipio, pero estos respiradores no son para pacientes graves. Eventualmente se usarán en pacientes que no tengan riesgo de vida y después de que los revise Bioingeniería», concluyó Salvatore.

Fuente MDZ

Temas relacionados