Antes de dar misa, Francisco preguntó por el nieto de Cristina

El Papa agradeció por el multitudinario recibimiento en Brasil y dijo «No traigo oro ni plata, les traigo a Jesucristo»

En su tercer día en Brasil, el papa Francisco admitió que no puede «cambiar» su estilo, a pesar de la nueva responsabilidad que asumió al frente de la Iglesia Católica, al sostener que «un hombre a los 76 años no cambia».

El Papa habló de su salud: «Me hago cuatro chequeos permanentes, queden tranquilos», contestó Francisco a la periodista Alicia Barrios, amiga personal.

Durante el encuentro intimo en la residencia, la periodista le comentó a Francisco que se veía que la presidente Cristina Kirchner lo quiere, él sonrió y le preguntó: “Es abuela». «¿Cómo se llama el nieto?”, preguntó.

El máximo representante de la Iglesia Católica señaló que «La seguridad es relativa», consideró sobre la multitud que se abalanzó sobre el automóvil que lo trasladó desde el aeropuerto y aseguró que pidió a los organizadores un móvil sencillo para su traslado en Río con «un techito de plástico transparente para la lluvia».

Francisco comenzó este miércoles con una misa en el monasterio de la Aparecida, a 250 kilómetros al sur de Río de Janeiro, donde asisten unas 200.000 personas. Durante la tarde, en tanto, visitará el hospital Francisco de Asís de la Providencia de Río, destinado a jóvenes indigentes, drogadictos y alcohólicos.

Temas relacionados