Antonio Berni vuelve a brillar en una nueva muestra

Son más de 100 obras entre grabados, collages y pinturas que permiten recorrer las historias de Juanito y Ramona, los personajes preferidos de Antonio Berni.

 

El recorrido propuesto implica arrancar subiendo al segundo piso del museo y contemplar el óleo  «Villa tachito», una de las pocas obras abstractas de Berni. Pinceladas que marcan el contexto de las villas miseria donde vivió  Juanito Laguna, un personaje de ficción que Berni comenzó a pintar a partir de 1959, y que ya anticipa su intención de salirse del soporte y ganar en relieve.

Luego se puede  continuar el recorrido con  «La familia de Juanito» cuya gran parte de su superficie es de chapa oxidada junto con pintura, cartón, ruedas y otros materiales que Berni recogía en sus largas caminatas por Buenos Aires.

«Parecen obras frágiles, pero no lo son. Los equipos de restauradores tanto de Houston como del Malba coinciden en que Berni era un virtuoso también por la forma con la que trabajaba con esos materiales, los que adhería con pegamentos de uso familiar o clavos», exclamó Ramírez.

Otras obras son  Las navidades de Juanito , en el que Berni toma el arte de Siqueiros.  También pintó sobre arpillera Juanito aprendiendo a leer, que está integrado en el salón a las demás escenas de la vida de este personaje que es, igual que Ramona, un arquetipo.

«Juanito es la suma de niños que conoció en las villas miseria y Ramona, la de las chicas que hubiesen podido haber nacido en el barrio de Pompeya y luego viajado a París», dijo la curadora a La Nación. Y señaló la obra maestra de esta exposición: El mundo prometido a Juanito Laguna, propiedad de la cancillería argentina. Es una de las primeras piezas creadas luego de recibir el premio de la Bienal de Venecia, en 1962; galardón que lo proyectó internacionalmente.

Otras obras para no perderse son «Juanito Laguna lleva comida a su padre metalúrgico» y los monstruos inspirados en el norte argentino junto con el monstruoSordidez, que pertenece al Museo de Houston y que los argentinos hace muchos años que no ven y que representa   «la monstruosidad que crea la sociedad de consumo».

 

 

En el segundo piso también puede conocerse la historia de Ramona donde pueden verse obras llegadas de Bélgica y que se exponen por primera vez en Buenos Aires.

 

FUENTE: DIARIO REGISTRADO

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=PP46G74BrK4[/youtube]

Temas relacionados