Ariel Hernández defendió a Carlos Fayt

El presidente de la Asociación de Magistrados de Mendoza, Ariel Hernández, defendió la «lucidez y trayectoria», a modo personal, del juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Fayt y explicó que en Mendoza no hay límites de edad para ser integrante del máximo tribunal.

«La edad no necesariamente tiene que ver con la capacidad de trabajo, hay jóvenes que trabajan la mitad que un adulto mayor», apuntó Hernández, en diálogo con el programa «Tormenta de ideas», por MDZ Radio.

El magistrado indicó que más allá de las opiniones, lo que rige en estos puntos es la Constitución, con su reforma de 1994, que establece que el juez debe obtener el visto bueno del Senado para continuar en el cargo al llegar a los 75 años.

Sin embargo en el caso de Fayt no aplica porque su designación en el cargo es anterior a la reforma y se atiene al artículo 110 de la Carta Magna, el cual establece que el magistrado podrá conservar su empleo en tanto dure su buena conducta.

Por este motivo, Fayt sigue integrando la Corte con 97 años de edad, mientras que Raúl Zafaroni se jubiló a principios del 2015 por haber alcanzado los 75 años estipulados en la reforma constitucional

De todas maneras, Hernández valoró los conocimientos del juez Fayt señalando: «Alguien que esté cerca de derecho no puede dejar de reconocer la brillantez del magistrado. Es uno de esos distintos que hay en el derecho».

Y subrayó que en Mendoza, en donde hay jueces de más de 80 años, como es el caso de Herman Salvini, «no hay ningún límite constitucional, ya que aquí la Constitución no se ha actualizado».

A diferencia de la Corte Nacional, en Mendoza son los propios magistrados los que deciden cuándo jubilarse. Ese fue el caso de Carlos Böhm, quien con 73 años presentó su renuncia y dejó vacante su puesto en el máximo tribunal.

 

Temas relacionados