Arquitectura y patrimonio de Junín

Alejandra Cicchitti volvió al Este mendocino y nos sigue mostrando edificios y patrimonio en esta gira arquitectónica.

Ely Martín es una apasionada arquitecta que además de llevar adelante proyectos particulares, ha trabajado en interesantes proyectos de obras públicas en los Departamentos de Junín y La Paz.

Como le atrae también la arquitectura escultórica, ha llevado a cabo el «Monumento al agua y el trabajo» ubicado en la rotonda de calle Miguez y la ruta 60 del distrito Los Barriales y «La fuente de la mujer» ubicada en la plaza central de Junín.

«Monumento al agua y el trabajo»

¿Cómo te presentarías?

Mi nombre es Irma (Ely) Martín. Nací y crecí el departamento en Junín. Heredé de mis padres el gusto, la sensibilidad y la técnica. De mi madre, modista nacida en una finca de Medrano, aprendí sobre la vida entre los viñedos y el valor de las antiguas construcciones del entorno. Y de mi padre absorbí el desarrollo técnico, ya que era un reconocido metalúrgico inmigrante español con espíritu emprendedor.

¿Qué edificio de Junín has elegido para mostrarnos?

Les contaré sobre una tarea que me enorgullece como arquitecta y sobre todo como lujanina. Hace ya 6 años tuve a mi cargo la refuncionalización de un edificio de interés patrimonial: el antiguo Andén Este del Ferrocarril General San Martín, ubicado en calles Defensa y 25 de mayo de La Colonia. Debido a la evolución de las comunicaciones terrestres, el lugar se encontraba inutilizado, pero en buenas condiciones edilicias, lo que permitió su reutilización, en este caso, como edificio educativo y hoy es parte del Centro Universitario del Este.

¿En qué consistió el diseño del edificio?

Algo fundamental fue que para el diseño se consideró la estructura particular del andén, un basamento de un metro de alto con una estructura en metal y madera. Es por ello que todo el cerramiento se realizó con tabiquería liviana e industrializada sin ocultar la estructura existente, por el contrario, «poniéndola en valor». Las aulas está orientadas hacia el norte y los pasillos y sanitarios al sur, con el objetivo de mitigar el sonido de los trenes que continúan pasando con cargas.

«Imagen de las columnas materializadas con vías de tren, donde se puede leer el lugar y fecha de fabricación: F.C.A. 1881» (Foto Gentileza Fernando Lombardo)

¿Cuál fue la parte fue más modernizada?

El pórtico de acceso, con líneas de modernidad, se realizó en estructura metálica revestida en placa cementicia, con las aislaciones necesarias. Esta cubierta, además de jerarquizar el acceso, permite dar cobijo a los alumnos durante los recreos o esperando para sus clases. Dos canteros a los costados, además de embellecer, dan privacidad a las aulas y permiten sentarse en sus bordes.

¿Qué se resolvió con respecto a las vías del tren existentes?

Como ya dije, afortunadamente el tren continúa pasando, generando ruido y vibraciones. En todo el largo del edificio y en forma paralela a las vías del tren, se realizó una zanja, de 0,80 m de ancho y 1,50 m de profundidad, rellena de material pétreo, con el fin de mitigar los efectos de las vibraciones en el interior del edificio. En cuanto a los muros, el cerramiento del edificio se realizó con paneles industrializados, placa cementicia exterior, aislaciones y placa de yeso tipo «Durlock» en los interiores, con bastidores galvanizados del sistema.

¿Se consideró también el techo del andén?

Se conservó la cubierta existente, completándola con paneles de machimbre industrializado lustrado y colocando aislaciones necesarias para dar confort a las aulas. Los paneles se colocaron de tal forma de no ocultar las particulares cabreadas, tornillos y pletinas originales del edificio. Se lustraron todos los elementos estructurales del techo y en los tímpanos se colocó policarbonato compacto (antivandálico) que permitió dar transparencia y continuidad visual al techo original para pueda ser contemplado, inclusive, desde el exterior.

Esta obra permitió poner en valor una construcción abandonada, declarada de Interés Patrimonial, transformándola en un lugar para la formación intelectual de nuestros jóvenes. La intervención arquitectónica permite seguir apreciando el antiguo andén, ahora preservado y modernizado y seguir disfrutando de su historia y su presente.

¿Tus proyectos a futuro?

Continuo con varios proyectos de viviendas y urbanizaciones y estoy siempre muy atenta observando patrimonio mendocino que sería bueno seguir rescatando. Probablemente en una próxima nota comparta con ustedes una casa patrimonial en Junín que podría ser puesta en valor con la ayuda y buena predisposición de algunas instituciones.

Por Alejandra Cicchitti

Temas relacionados