Asume nuevo presidente en la UCR mendocina

Tadeo García Zalazar pretende la reforma de la Constitución «Hay que hacerla este año, ya sea parcial o integral, el primer año es para dar estos debates en forma participativa». Esquiva el debate de la reelección y asegura que él no es «candidato natural» a la gobernación.

Hoy asume la presidencia del radicalismo mendocino Tadeo García Zalazar. La vicepresidencia estará en manos de una sanrafaelina María José Sanz. El acto será esta tarde a las 19,30 en el Comité Provincia, Alem 241 de la ciudad de Mendoza.

El intendente de Godoy Cruz trae un ímpetu reformista. De hecho, una de sus primeras propuestas será avanzar con rapidez en una propuesta que hizo el gobernador Rodolfo Suarez en campaña, pero que todavía no activa: la reforma de la Constitución.

«Hay que hacerla este año. Sea parcial o integral la reforma de la Constitución, el primer año es para dar estos debates en forma participativa», asegura el heredero de Suarez y Alfredo Cornejo en el trono partidario.

García Zalazar esquiva el punto más conflictivo de todos los intentos de reforma: la reelección del gobernador. «No creo que haya que discutir eso primero porque nos empantanamos. Hay que empezar con aspectos que no tienen que ver con la reelección porque eso condiciona», opina.

En este sentido, el intendente de Godoy Cruz apuntala la de idea más difundida por Suarez, que ha sido reducir la Legislatura a una sola cámara. «Estoy de acuerdo con eso porque así funcionan los concejos deliberantes. Los concejos funcionan perfecto y está súper probado que la cámara revisora no revisa casi nada», sostiene.

Y agrega: «Del 95 al 98 por ciento de las leyes no tienen ninguna revisión, es decir, se votan tal cual como fueron mandadas por la cámara iniciadora. Además, las dos cámaras tienen los mismos bloques y representación distrital».

García Zalazar es voz autorizada en el tema porque fue legislador antes de llegar a la intendencia y precisamente fue impulsor de proyectos de reforma. Trabajó en ese sentido en la reforma electoral, que hasta ahora sigue incompleta: nunca incorporó el voto electrónico.

Convertido en presidente de los radicales a partir de esta tarde, buscará que su partido entre en esa modernidad que la Provincia aún no ha podido adquirir: «Hay que pasar a la ficha digital de afiliación porque la ficha de papel ha quedado en desuso. Estamos consultando a la Justicia Electoral para saber qué reformas hay que hacer y si tiene que haber una ley», adelantó.

García Zalazar estará secundado en la vicepresidencia por la sanrafaelina María José Sanz y dice que las designaciones en las 18 secretarías de la UCR reflejan la «representación territorial» y la intención de «federalizar» el partido. También habla mucho de los jóvenes: plantea la formación de una escuela de formación política y voluntariados en ambiente, diversidad y otros temas.

Pero más allá de dirigir el radicalismo, el intendente de Godoy Cruz tiene que empezar a pensar en su futuro político. Como muchos colegas de la UCR, no tiene otra reelección en su departamento y la historia reciente marca que los dos últimos presidentes partidarios, después fueron candidatos a la gobernación.

Sin embargo, el discípulo de Cornejo no se siente candidato natural a la gobernación en 2023 y reniega de quienes se meten desde ahora en esa carrera. «No está lanzada la sucesión. Hay quien quiere potenciar su imagen, pero el que lo haga a esta altura puede equivocarse bastante. Hay que enfocarse en la gestión», advierte.

«Es una locura pensar en eso porque faltan tres años y medio. Ahora hay que enfocarse en las elecciones de medio término», agrega García Zalazar. Para el nuevo presidente radical, los comicios del año que viene serán un desafío por la grave situación económica y social que atraviesa el país.

El año que viene se eligen, además de legisladores provinciales y concejales, senadores nacionales. Y García Zalazar ya habla como si estuviera en campaña: «El radicalismo mendocino por ser oposición puede tener alguna desventaja, pero no veo que ninguna provincia tenga ventaja, porque el país no arranca. La economía no se encendió», afirma.

Se queja de que la tarjeta Alimentaria «todavía no llegue a Mendoza» y dice que «hubo promesas basadas en el federalismo que no llegan, impuestos que no son coparticipables, compromisos sobre los créditos UVA que no han sido contemplados y tampoco hay un plan de inversión y eficiencia fiscal».

También critica al peronismo mendocino por sus divisiones. «Eso complica el diálogo institucional. Es una provincia bipartidaria y ha habido diálogo mínimo, se complica avanzar en cuestiones elementales como el presupuesto».

En cuanto a Suarez, obviamente que la mirada de García Zalazar es mucho menos lapidaria. «El plan del gobernador se va a ver a partir de ahora. Después de la Vendimia empiezan las clases y se van a ver algunas líneas educativas, en economía y en empleo», promete.

Aunque reconoce que Cornejo y Suarez tuvieron «estrategias políticas diferentes» respecto del impulso a la minería, sostiene que «el resultado hubiera sido parecido, (la refoma de la ley 7722) habría tenido la misma resistencia de la gente».

También sostiene que Suarez es el gobernador adecuado para esta etapa: «Tiene un perfil más conciliador que Alfredo. Eso puede beneficiar a Mendoza con la Nación. Hay una relación políticamente correcta. En el esquema de vacas flacas, Rodolfo puede conseguir cosas y abrir puertas».

Fuente MDZ

Comentar

comentarios

Temas relacionados