«Atuel», el videojuego inspirado en un documental sanrafaelino sobre cambio climático

Desarrollado por la cooperativa independiente Matajuegos, en colaboración con un equipo de documentalistas mendocinos, Atuel propone una experiencia audiovisual sobre el cambio climático en el Valle del Río Atuel.

Existen pocas experiencias dentro del gaming que retraten la realidad mendocina y que la utilicen de manera artística para que el mundo comprenda de qué se trata la región. Por ello, la cooperativa de desarrollo Matajuegos se puso al hombro la tarea de construir Atuel, el videojuego documental en el que los jugadores podrán enfrentarse con la topografía del río que recorre desde Mendoza hasta La Pampa en forma de distintos animales que son parte de su ecosistema.

Matajuegos es un espacio que se conformó como una cooperativa de desarrollo de experiencias digitales en 2016 y tomó la bandera de utilizar las capacidades narrativas de los videojuegos para crear historias de reflexión social, política y cultural desde contexto latinoamericano.

El Atuel es un afluente del río Desaguadero que discurre principalmente por el sur de Mendoza y llega en menos medida hasta el noroeste de la provincia de La Pampa. Atuel, proviene de un vocablo puelche «Latuel» que significa «Alma de la tierra».

La idea original surgió como un acompañamiento de un documental del río Atuel que también se estrenó este año, del cual el videojuego toma el material de las entrevistas para armar una narrativa interactiva. Del documental participó, entre otros profesionales, la documentalista mendocina Mariana Bollati.

El proyecto inicialmente surgió como un acompañamiento de un documental del río Atuel que también se estrenó este año, del cual el videojuego toma el material de las entrevistas para armar una narrativa interactiva.

En el caso de Atuel, que puede ser conseguido de forma gratuita en la plataforma de gaming independiente llamada Itch.io, los jugadores y jugadoras se transformarán en distintas criaturas mientras se embarcan en una misión de exploración. Mientras tanto, tendrán la oportunidad de escuchar entrevistas con especialistas y lugareños reales que cuentan un poco de la historia que fluye a través del cauce del histórico río.

Entre las entrevistas se encuentran las de Nito Ovando (historiador), David Torres (Alfarero), Luis Yiyo Ballarini (Geólogo), Ana María Gombau (Abogada e historiadora) y Luciana Farina (Bióloga). La experiencia audiovisual aprovecha su capacidad de crear escenarios oníricos y propone la idea de aprender de estos relatos mientras se emprende en un relajante viaje digital.

Atuel fue creado en colaboración con The 12.01 Project, un equipo internacional de documentalistas cuyo objetivo es darles vida a las historias relacionadas con la conservación del medio ambiente.

La experiencia ya ha sido nominada para el premio Most Amazing Award en A MAZE (Berlin), OASIS: The Videogame Exhibition (España), Exposición de Videojuegos Argentina (Argentina), Latinx Game Festival (Estados Unidos) y Super FESTival (Canadá).

Un juego enfocado en historias autóctonas

Atuel se enfoca en un punto no tan explorado dentro de la industria. «Es poco común que los videojuegos, incluso los que están desarrollados en Argentina, traten sobre nuestro país y enfoquen a voces locales. Varias personas nos han dicho que es la primera vez que se encuentran con un videojuego hablado en castellano argentino y con acentos locales», sostuvo a Télam Pablo Quarta, encargado de la producción, traducción y diseño adicional.

«Nos parece que el medio necesita más de eso, de juegos que se enfoquen en historias, voces y estéticas específicamente autóctonas y periféricas, remarcó.

En la composición del juego, el equipo usó una paleta fluida a lo largo del viaje, representando los diferentes momentos de la coloración del transcurso de un día, sin perder el vínculo con la paleta del lugar», subrayó Franzani.

Todo lo que hay que saber sobre «Atuel»

Pierre Heistein, economista y Mariana Bollati, arquitecta son los realizadores audiovisuales del documental. Actualmente viven en San Rafael, Mendoza, junto con su hijo Viggo, de 3 meses, según informó el sitio Bioguía.

Fue la pasión y el amor hacia la naturaleza lo que los impulsó a descubrir nuevos sentidos a través del arte. Atuel es más que un documental, se convierte en una historia digna de destacar inspirada en la belleza de la naturaleza.

Temas relacionados