Avanza en la provincia una ley para poner tope a los sueldos estatales

El proyecto, que ayer fue aprobado por el Senado local, contempla que ningún empleado público pueda cobrar más que el gobernador. Ahora deberá ser tratado por Diputados

Para frenar los sueldos estatales que llegan hasta a duplicar el del gobernador, la provincia de Mendoza avanza en una ley para poner un tope a los salarios de los empleados públicos. El proyecto, que contempla que nadie en la administración provincial pueda cobrar más que el gobernador, fue aprobado este martes por la Cámara de Diputados local.

La iniciativa deberá ahora ser tratada por el Senado, algo que incluso podría suceder esta misma tarde, en un debate que se dará sobre tablas.

El senador justicialista Fernando Simón, impulsor del proyecto, aclaró al diario Ámbito Financiero que la iniciativa no contempla frenar futuros aumentos a los empleados de la provincia ni tampoco bajar sus sueldos actuales, sino aplicar un sistema que, con el tiempo, ordene la pirámide salarial con el cargo de gobernador en su extremo más alto.

«Aprobar este texto es activar un proceso de orden en una estructura salarial que está, en gran medida, anarquizada. Es razonable que el gobernador tenga el haber más alto, ya que es el responsable de administrar el Presupuesto», argumentó el legislador oficialista.

El proyecto alcanza también a los empleados del Poder Legislativo y Judicial. Quedarán exentos los jueces, fiscales y funcionarios que hayan obtenido su cargo por un acuerdo previo del Senado mendocino, debido a que leyes previas dictaminan que sus salarios no pueden ser afectados. Según un relevo inicial, son alrededor de 300 casos.

Para ejemplificar cómo funcionaría la propuesta, Simón explicó que si el año próximo el gobernador Francisco «Paco» Pérez recibe un incremento de 1.000 pesos, el resto de los empleados públicos no podrá superar el 30% de esa cifra. Es decir, 300 pesos. Con ese sistema, esperan haber regularizado la escala en unos cuatro o cinco años.

El año pasado ya una iniciativa similar había sido volteada por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) que responden a la CTA opositora de Pablo Micheli. «Una ley provincial no puede ir contra una ley nacional. Por ley nacional, el salario se discute en paritarias, señaló en aquel momento Raquel Blas, conductora de la seccional provincial del gremio.

Temas relacionados