Banco de Mendoza: quieren reflotarlo

Las malas lenguas señalan  «si no hay banco, no se lo puede robar». Pretenden tenga perfil hipotecario. Los oficialistas ocuparon casi todos los medios para hacer lobby. Ayer hablo Lafalla, seguro que hoy escucharemos al Rolo Gabrielli o al Pilo Bordon, esos mismos que obtuvieron beneficios personales.

La creación de un nuevo banco provincial tiene ya tiene una ley sancionada por la Legislatura. Pero el gobierno de Francisco Pérez necesita una o dos normas más para cumplir el objetivo, y parece dispuesto a avanzar.

Hoy, el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús; se reunirá con el ministro de Agroindustria, Marcelo Costa, para analizar ese tema. «La decisión es bastante firme y veremos cuál es la idea final», anticipó el jefe de la Cámara Baja.

El proyecto de 2011  propone darle a la entidad un perfil hipotecario, y los oficialistas tienen la decisión de avanzar bastante firme. Veremos cual es la opinión de la oposición.

El proyecto esboza incorporar al banco socios privados (inversores inmobiliarios, agropecuarios, industriales y del sector de servicios públicos). También se habla de darle un perfil hipotecario, para que de créditos para construir viviendas, además de financiar la obra pública y los sectores productivos. Respecto de los plazos de creación, dispone de un año para la elaboración del estatuto de la entidad financiera.

Habrá que ver qué se modifica del proyecto de Tanús y si es posible acortar los trámites y debates, por ejemplo, incluyendo en una sola ley las características del nuevo banco y el estatuto. Hay que tener en cuenta que este tipo de ideas, además de una decisión política que hasta ahora no existió, requiere al menos dos leyes (así ocurrió en el caso de la creación de la Empresa Provincial de Energía), y mucho trabajo técnico para conseguir el aval del Banco Central.

El Banco Nación se convirtió en agente financiero de la provincia cuando cayó el Banco Mendoza, en 1999. Esto hace que todos los empleados públicos provinciales sean sus clientes.

Recordemos, el Banco de Mendoza fue saqueado por los gobiernos de turno, especialmente el justicialismo, y en la víspera me daba verguenza ajena, escuchar declaraciones del ex gobernador Arturo Lafalla, por los medios mendocinos.

La  caída del Banco de Mendoza, primero fue estatal y luego privado, dejó en shock a todos los gobiernos hasta 2006. Durante la gestión de Julio Cobos, se sancionó una ley que autorizaba al Poder Ejecutivo a crear el Banco de la provincia de Mendoza.

La norma, de  9 artículos, «Era muy general, más que nada, una expresión política», critican hoy  los oficialistas, que en su momento congelaron la idea en el gobierno del hoy embajador de Argentina en Colombia, ex gobernador Celso Jaque.

Temas relacionados