Barcudi presentó proyecto sobre la Ley de Recupero

El Senador sanrafaelino Samuel Barcudi, (FdT) presentó un proyecto en la Legislatura mendocina sobre la Ley de Recupero y nos dio su opinión al respecto.

«Hace unos días se dio a conocer la noticia de que Apple, Google y Microsoft se oponían a que en EE.UU, tal como había sucedido hace un tiempo en Europa, a la ley de “derecho a reparar”. Esta ley me pareció una iniciativa excelente y por eso presente un proyecto en ese sentido en la Legislatura de Mendoza.

La ley del “derecho a reparar” de los consumidores, es una ley que está generando controversias y a la cual se oponen grandes compañías como Apple, Google y Microsoft ya que la idea va en contra de la economía clásica y lineal, además de evitar la ya conocida “obsolescencia programada” de los productos. La ley está basada en un nuevo paradigma de economía: la economía circular.

La pandemia nos ha afectado a todos los ciudadanos y a la mayoría de los países, sin embargo como ciudadanos y en mi caso como legislador esta situación nos brinda una ocasión única para diseñar nuevas estrategias tanto de recuperación económica como sociales, ambientales, donde se incorporen elementos de economía circular e innovación verde, que es algo que se está discutiendo en todo el mundo.

En este sentido debemos avanzar y pensar en una Mendoza del futuro que sea más amigable desde lo social, lo ambiental. Pensar esta Mendoza del futuro significa no volver a encerrarse en modelos obsoletos. En este contexto, la economía circular desempeña un papel central y de vanguardia para romper el vínculo entre la extracción de recursos naturales y el crecimiento económico.

En la economía circular, el valor de los productos, materiales y recursos se mantiene (o se regenera) durante el mayor tiempo posible y la generación de residuos se minimiza, busca redefinir actividades, procesos, productos y servicios a través del eco-diseño, la producción más limpia, la valorización de residuos, reutilización de materiales reciclables, la generación de energías renovables, etc.

En un país como Argentina, donde se recicla menos del 2% del total de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos colocados en el mercado y donde los niveles de reciclado y recuperación de aparatos o materiales son mínimos sería ilógico oponerse a este tipo de leyes, ya que si se recupera, reutiliza y recicla una mayor cantidad de desechos a lo largo del ciclo de vida de esos productos, existen múltiples ventajas: por un lado habrá menos demanda de materiales vírgenes y se generarán menos residuos de la extracción de materias primas y de los procesos de embalaje y transporte de los productos.

Por otro lado este tipo de leyes que buscan transformar nuestra industria hacia una economía circular, adecuadamente gestionadas, podrían promover la obtención de medios de subsistencia, generar empleo, proporcionar acceso a la tecnología, facilitar la modernización tecnológica, propiciar la transferencia de conocimientos y competencias y crear capital para fabricar productos básicos de segunda mano y recuperar materiales. Así mismo, si se desarrolla de manera correcta, el sector puede generar millones de empleos no solo en el país teniendo en cuenta que en 2016 el mundo produjo casi 45 millones de toneladas de desechos electrónicos con un valor estimado de US$62.500 millones y solo el 20% de todos estos equipos se recicló adecuadamente».

Temas relacionados