Bodegueros: Las familias Amrbosini-Burzichelli

Una vez conformada la sociedad con su yerno, Virgilio Burzichelli, continuaron los socios trabajando especialmente, con la bodega.

Una propaganda en el número extraordinario del diario El Comercio de 1926 decía: “Las Colinas de San Rafael” es la bodega más antigua del Departamento. Pruebe los vinos de esta marca y se convencerá de que son los mejores en sus tipos. San Rafael y General Alvear”.

Era muy buena la propaganda, pero en realidad estaban equivocados en cuanto a la antigüedad, pues ya existían en San Rafael, muchas Bodegas con mayor antigüedad.

Don Vicente tenía compradas algunas propiedades en Colonia Italiana y la finca el Buen Jesús, en lo que es hoy El Molino, donde había plantado viñedos y algunos frutales.

Cuando se inició la venta de tierras en General Alvear compraron 100 ha y comenzaron a hacerlas producir, primero plantaron productos de huerta, como tomate y pimiento, con el fin de mejorar la tierra que era muy salina y posteriormente plantaron viñas y frutales.

Construyeron otra Bodega en General Alvear que la conducía don Virgilio. Registraron las marcas “Las Colinas del Sur” y “Las Colinas de San Rafael”.

En el tren cargaban las bordelesas con el vino, que despachaban especialmente hacia Buenos Aires, pero también al resto del país.

Don Vicente volvió a contraer matrimonio con doña Magdalena Clouard, de origen francés con la que tuvo cinco hijos: Ilda Celeste, que fue una excelente docente y en su homenaje una escuela lleva su nombre; María Rosa, también docente, se casó con un Sr. Calle; un único varón llamado Hugo Delfor, y luego dos niñas que fueron escribanas: Edith Elena y Nidia.

La Bodega de San Rafael se incendió en 1926, fue un momento muy difícil, porque la situación económica imperante en el momento, no les permitió reconstruirla.

El 2 de mayo de 1928, falleció don Vicente, fue sepultado en el cementerio de San Rafael, en la misma tumba con su primera esposa Rosa.

Virgilio quedó como administrador de los bienes de los hijos de Vicente, que todavía eran muy chicos, así fue que la razón social se transformó en Virgilio Burzichelli y menores Ambrosini.

Don Virgilio renovaba contrato con los hijos cada tres o cuatro años hasta que en 1937, finalmente, decidieron repartir los bienes: don Virgilio se quedó con la Bodega de San Rafael y los hijos de Rosa, con la Bodega de Alvear.

Como don Virgilio tenía mucha venta de vinos, alquiló Bodegas, en especial a don Juan Sat, a quien le alquiló una situada en el actual Barrio Sat, que había pertenecido a don José A. Quiroga, mientras, reacondicionó la bodega que se había incendiado, hizo construir muchas piletas subterráneas y con roble de Nancy, hizo fabricar varias cubas.

De los hijos de don Vicente, los varones trabajaron la bodega de Alvear, especialmente Domingo, quien también fue Intendente de General Alvear, sus hijos Héctor y Ricardo tienen, en estos momentos, un gran Vivero.

El matrimonio de Virgilio y Elisa tuvo tres hijos: Elida Rosa, quien fue maestra, Virgilio Julio y Elisa, la menor, quien me proporcionó todos los datos. La casa de la familia aun se conserva casi intacta en calle Patricias Mendocinas 170.

La Bodega de San Rafael continuó trabajando intensamente hasta el fallecimiento de don Virgilio, ocurrido en Mendoza, el 4 de abril de 1979.

Su esposa Elisa falleció poco después, el 24 de agosto de 1979 y los descendientes vendieron la bodega a la firma José Strólogo e hijos, quienes a su vez la vendieron a la sociedad Francisco y Ricardo Eraso, el edificio aún se conserva con un gran letrero de publicidad de los vinos Viñas Doradas. En estos momentos se ocupa como taller mecánico.

Por Prof. María Elena Izuel

Comentar

comentarios

Temas relacionados