Boudou:Por decreto amplía el gasto del gobierno

Hay miles de millones en subsidios al gas, el petróleo, los trenes, Aerolíneas y AySA y Futbol Para Todos entre otros. 9.317 millones serán para pagar deuda pública.

A días de que la presidenta retome su actividad ejecutiva, el presidente en ejercicio, Amado Boudou, le puso la rúbrica a un decreto que amplía el gasto del gobierno en decenas de miles de millones de pesos, con destinos variados en los que resaltan los montos destinados a subsidios, al pago de la deuda pública y engrosar los presupuestos de las Fuerzas Armadas y de seguridad.

Se trata del decreto 1.753, que fue firmado en acuerdo de ministros y con las firmas de todo el Gabinete: el vicepresidente a cargo de Poder Ejecutivo, Amado Boudou; el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; y los ministros de Economía, Hernán Lorenzino; de Industria, Débora Giorgi; de Agricultura, Norberto Yauhar; de Trabajo; Carlos Tomada; de Justicia, Julio Alak; de Planificación Federal, Julio De Vido; de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; de Defensa, Agustín Rossi; de Salud, Luis Manzur; y de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, José Barañao.

Este viernes fue publicado en el Boletín Oficial con nada menos que 19 anexos en los que se detallan los nuevos gastos autorizados.

Entre las fuentes de la reasignación presupuestaria, el decreto menciona 79.664,5 millones de pesos en colocación de deuda a largo plazo, la mayor parte en pesos. Al mismo tiempo, hay 9.317 millones de pesos destinados a cancelar deuda pública.

En el mismo, también se amplían los gastos de la ANSeS en más de 22.000 millones de pesos, la mayor parte para pagar jubilaciones, pensiones y otras prestaciones, mientras que la ANSeS es también fuente de recursos con más de 10.000 millones de pesos, de los que 4.457,2 millones son del Fondo de Garantía de Sustentabilidad.

La mayor parte de los nuevos gastos autorizados por Boudou es para subsidios de distinto tipo. Hay casi 12.000 millones de pesos en transferencias directas a empresas del Estado, de los que 6.837 millones son para empresas públicas de energía (más de 5.000 millones son para Enarsa); 2.759,7 millones los trenes reestatizados, 1.305 millones para empresas públicas de comunicaciones (976 millones a Arsat y 90 millones a Canal 7 y Radio Nacional) y 994 millones de pesos para AySA.

Fuera de esas transferencias directas se añaden 4.000 millones de pesos para productores de petróleo, 1.800 millones en subsidios al gas a través del Ministerio de Economía; 1.051 millones de transferencias para políticas de hidrocarburos (la mitad, en subsidios al consumo) por medio de Planificación; 2.977 millones de pesos de subsidios energéticos a través de empresas y 349 millones de pesos para la ampliación de redes de energía, detalla El Cronista.

Algo más de 6.000 millones de pesos de ampliación del presupuesto de Interior y Transporte, 275 millones de pesos extra para Aerolíneas Argentinas y 3.541 millones en políticas del transporte automotor, incluyendo 305 millones que se destinan por esa vía a YPF. También se suman 1.857,3 millones de pesos para obras de la Dirección Nacional de Vialidad.

El presupuesto de la Jefatura de Gabinete se modifica en 675 millones de pesos, entre los que se incluyen 310 millones de pesos adicionales para el Fútbol para Todos y otros 173 millones para publicidad y propaganda.

Otras partidas que reciben un son Educación, Seguridad y Defensa. El presupuesto de Educación recibe en total 3.502 millones de pesos, el 90% para universidades. En Defensa, hay, entre otros, 1.325,8 millones más para el del Ejército, 493 millones para la Armada y 632,9 millones para la Fuerza Aérea. Y en Seguridad se agregan 1.440,8 millones para la Gendarmería, 1.119,8 millones para la Policía Federal, 725 millones para la Prefectura, 93 millones para la Policía de Seguridad Aeroportuaria y 57 millones para el Servicio Penitenciario.

El decreto incluye también, entre otros destinos, 773 millones de pesos para el Poder Legislativo; 620 millones en transferencias directas a provincias; 597 millones para ayudas sociales del Ministerio de Salud; 456 millones para el Ministerio Público; 433,5 millones para el Ministerio de Ciencia (la mayor parte para el Conicet); 204 millones de pesos para la Secretaría de Cultura (incluidos 3,5 millones “inherentes al revisionismo histórico argentino e iberoamericano”) y 128 millones de pesos para la Cancillería, que, por otra parte, hace un fuerte ahorro en gastos que estaban previstos para la remodelación de distintas sedes diplomáticas en el exterior.

Temas relacionados