Buscan otro impuesto automotor para reparar las rutas provinciales

Es una propuesta de un diputado del oficialismo provincial para incorporarla a la Ley Impositiva, cuyo proyecto comenzó ayer a ser tratado en la Legislatura.

El monto a pagar por los automovilistas se calcularía según el valor del litro de nafta, para permitir su actualización.
En la mañana de ayer arrancó el análisis de las leyes más importantes del año. La Comisión de Hacienda y Presupuesto de Diputados se reunió en pleno, más invitados para seguir la presentación de Claudio Gil, el titular de la Agencia Tributaria Mendoza (ATM), sobre los proyectos de Avalúo e Impositiva.

En medio de esa convocatoria, un diputado del Frente para la Victoria, Claudio Díaz, salió a pedir la creación de una tasa que pagarían los dueños de automotores para el arreglo de rutas provinciales.

Los detalles

La pretensión de Díaz es incluir esa tasa en el texto de la Ley Impositiva que se discute en la Legislatura. El monto a pagar por los automovilistas se calcularía según el valor del litro de nafta, para permitir su actualización.

Está claro, además, que la iniciativa del legislador implica asumir que no hay recursos para arreglar caminos provinciales.

Apenas Díaz propuso esa tasa, el senador radical Sergio Moralejo salió a cruzarlo diciendo que para eso ya existe el impuesto Automotor, que es una carga «que se cobra a los dueños de vehículos por circular en las calles».

La idea es polémica, pero no es nueva. El diputado oficialista, quien además es el secretario general del Sindicato de Viales (que aglutina a los trabajadores de la Dirección Provincial de Vialidad) defiende su iniciativa diciendo que «todos los mendocinos hablan maravillas de las autopistas chilenas y esos caminos son mantenidos con peajes, que se cobran aparte de la patente automotor».

Según Díaz, en Mendoza no se puede pagar peajes en las rutas provinciales. «¿Quién puede poner una casilla de peaje en el carril Mathus Hoyos?», dice.

Entonces es que se planteó la posibilidad de cobrar una tasa a todos los dueños de automotores. Lo que se recaude en ese concepto debería conformar un fondo para la reparación de rutas provinciales, a las que el legislador-sindicalista califica como «colapsadas».

«Hay muchos accidentes de tránsito. Más allá de la imprudencia de los conductores, también influye en este problema el estado de las rutas», asegura Díaz, para luego jurar que intentará introducir esta tasa en el texto de la Ley Impositiva que regirá en 2014.

Antecedentes

La idea del legislador no es nueva. En realidad la plasmó en un proyecto que presentó en 2012. En ese proyecto, pretendía crear el «Fondo específico vial provincial»; destinado a la construcción, mejoramiento, conservación, reparación y reconstrucción de caminos.

Ese fondo estaría alimentado de varias fuentes de recursos, como los provenientes de la coparticipación vial federal, o los reembolsos de obras camineras.

Además de estos recursos, la iniciativa planteaba la implementación de una tasa retributiva que deberían pagar los dueños de automotores patentados en la provincia.

El monto a pagar en este concepto sería variable, manteniendo las mismas categorías del impuesto Automotor, es decir por tipo de vehículo (particular, cargas, taxis y remises, trailers y acoplados y motos), por peso del vehículo y por modelo.

Así pues, un auto particular modelo 2010 a la fecha debería pagar una tasa equivalente al valor de 4 litros de nafta súper YPF por año. En el caso de los camiones de más de 19 mil kilos, también modelos a partir de 2010, deberían pagar el equivalente a 6 litros de nafta súper YPF por año.

La idea duerme desde mayo del año pasado. Pero el diputado y gremialista del sector vial pretende que ese fondo exista y se arreglen las calles.

Así pues ayer empezó su tarea de empujar la idea en la reunión de la comisión de Hacienda y Presupuesto de Diputados en la que Claudio Gil explicaba los alcances de los proyectos de Avalúo e Impositiva. «Quiero que el fondo de reparación de la estructura vial mendocina quede incluido en Impositiva», decía Díaz.

Pero, en cuanto planteó la idea, el senador radical Moralejo salió a contestarle: «¿Y qué hacemos con el impuesto Automotor? El mayor problema de la producción es el flete y esta tasa va a incrementar los costos en ese concepto. Además de la falta de competitividad, del atraso cambiario y de la inflación, también vamos a subir el costo de los fletes», se quejaba Moralejo.

Según el senador radical, el impuesto Automotor se cobra a los dueños de automotores por circular y esta tasa también sería en el mismo concepto, lo que constituiría una doble imposición.

Temas relacionados