Casinos: el Gobierno sigue apostando por los privados

Como si de una ruleta se tratase, Cornejo y Canale colocan sus fichas siempre en el color que le conviene a los casinos que no maneja el Estado. Mientras tanto, la casa central del Casino de Mendoza padece un estado de abandono total, que lleva a los clientes a optar por otras opciones y generar pérdidas para los mendocinos.

El Libro de Quejas de la casa central del Casino de Mendoza (San Martín y Brasil, de Godoy Cruz) se ha atestado de reclamos de clientes por falencias estructurales que ya fueron advertidas formalmente por la Unión Personal de Juegos Casino de Mendoza (UPJCM) el pasado 7 de febrero a las autoridades del IPJyC.

Condiciones edilicias deplorables, estado de abandono general, fallas en el funcionamiento de máquinas, aire acondicionado y escaleras mecánicas; pulgas en las instalaciones, y servicio gastronómico y de espectáculos vergonzosos, son algunas de las irregularidades que denuncian los ciudadanos en el documento de Defensa del Consumidor.

El secretario general de UPJCM, Martín Caín, responsabilizó por la “desidia y vaciamiento” a la presidenta del IPJyC, Josefina Canale, a quien acusó de estar “más preocupada por la interna del Partido Demócrata que por conducir los destinos del Instituto, por lo cual le hace perder millones de pesos a los mendocinos”.

En ese sentido, el dirigente sindical advirtió que “estos inconvenientes y falencias lógicamente impactan de modo negativo en las ganancias, tal como se puede verificar en los números oficiales de la página web del Instituto, en donde la casa central del Casino de Mendoza figura última en recaudaciones”.

Asimismo, reparó en el hecho de que –directa o indirectamente- una vez más el Gobierno de Mendoza “le hace un guiño” a los emprendimientos de juego privados, brindando un pésimo servicio en el ámbito estatal, obligando a los clientes a optar por una opción que los satisfaga.

Comentar

comentarios

Temas relacionados