Caso Matar-Cazabán por sobreprecios: tiempo de indefinición

El pedido del recusación hecho por la defensa de dos de los imputados para apartar al fiscal Santiago Garay sigue sin resolverse.

El futuro de la causa en la que se investiga el pago de sobreprecios en contrataciones y servicios de publicidad durante la gestión de Celso Jaque entró en un pozo de indefinición procesal luego de que se confirmaran las imputaciones en contra del ex secretario general de la Gobernación Alejandro Cazabán; el fotógrafo Gustavo Matar y los ex directores de Comunicación del Ejecutivo Pablo Catania y Ricardo Fúnez.

Todos están acusados de administración fraudulenta en perjuicio del Estado y existe una prohibición para salir del país. Cazabán, además, enfrenta cargos por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El expediente del caso que está a cargo del fiscal especial Santiago Garay está desfilando por diferentes fiscalías luego de que la defensa de Fúnez y de Matar, a cargo del abogado Pablo Cazabán, presentará un pedido para recusar a Garay porque, supone, violó el secreto de sumario.
Por su parte, el abogado de Catania, Marcelo López, aseguró, luego de que su cliente se negara a declarar, que no tenía ningún motivo para cuestionar la actuación del fiscal.

En principio, quien debía resolver esta situación era la fiscal de Cámara Paula Quiroga, pero, como se inhibió, todo pasó a manos de su colega Susana García, quien también se desentendió del caso y argumentó que esa tarea debía ser responsabilidad de un juzgado de Garantías.

Sin embargo, y de acuerdo con las últimas modificaciones procesales, la recusación debería resolverse en el ámbito del Ministerio Público. Por lo tanto, será el procurador general, Rodolfo González, el que defina qué fiscal decidirá si la causa en la que se busca determinar por qué Gustavo Matar cobró millones de pesos por prestaciones sensiblemente más baratas, continúa bajo la jurisdicción de Garay.

Mientras esto sucede, la investigación está prácticamente paralizada. Y el paso de los días sin ningún tipo de avance es tiempo ganado por los imputados.

Fuente: Diario El Sol

Temas relacionados