César Augusto Rincón González en su faceta de gestor cultural

César Augusto Rincón González hombre con muchas cualidades, de las evidentes es su condición de liderazgo, lo cual le permite mantener su faceta como gestor cultural, le permite estar al frente de organizaciones como Arte sin Fronteras por la Paz, la cual nació como una propuesta de los mismos artistas de Neiva, poco a poco se fue fortaleciendo bajo su dirección, apoyado por un equipo de voluntarios que paso a paso fueron consolidando un gran proyecto, que hoy reúne artistas de
diversas latitudes.

Para ser líder se requiere experiencia, visión, carácter, y persistencia, es decir no claudicar al primer tropiezo, y ese orden Rincón González, ha sabido sortear las vicisitudes que se atraviesan en el camino de un gestor cultural, por lo cual en cada evento que organiza requiere de esas condiciones, subsanar errores, superar imprevistos, tener un plan alterno para cuando suceden hechos imprevistos.

Ha luchado siempre por la superación personal, donde se destaca su carrera universitaria como abogado de la Universidad Cooperativa de Colombia, título obtenido con tesón, con esfuerzo, demostrando que su actividad como promotor del arte, se podía vincular para procurar un nivel más alto de las expresiones
artísticas, originando desde los centros universitarios nuevas propuestas para las exposiciones de los artistas plásticos.

Uno de los atributos con que cuenta César como gestor cultural, es su apoyo a los artistas emergentes, a los que no han tenido la oportunidad de estar en la academia, a estas personas las valora a través de la inclusión, permitiendo que sean visibles, que ese talento tenga el valor que merecen. De ahí que desarrolle actividades como talleres, o trabajo social artístico en barrios considerados marginales, en búsqueda de aportar herramientas que coadyuven a niños y jóvenes en su crecimiento como personas.

Una de las cualidades que admiro y que me identifican es su sentido filantrópico, para él tienen prelación los niños de escasos recursos, las personas con alguna discapacidad, los adultos mayores en condición de abandono, o niños abandonados, a ellos los incluye, insiste en llevarles un momento de esparcimiento, de encontrar una sonrisa, de ofrecerles una degustación, o simplemente departir. Esta parte hace que un artista se convierta en un ser integral.

Aunque nació y ha vivido gran parte de su vida en Colombia, cuenta con nacionalidad Mexicana, donde fortaleció su vocación como gestor cultural, allí estableció contacto con personas influyentes en el ámbito cultural, tanto de nivel privado como público, supo canalizar estos organismo para luego desarrollar su sueño al regresar a su país. Desde el año 1998 retorna y se establece en la ciudad de Neiva, empezando a construir su sueño, mediante la creación de Mirarte Galería, plataforma virtual que empieza a convertir en una oportunidad para que los artistas muestren sus obras, se den a conocer, y lo más importante, que accedan a la venta de sus productos.

Otro de sus fuertes es la gestión, con lo cual ha jalonado recursos hacia comunidades de escasos recursos, escuelas deterioradas, lo mismo que personas de la tercera edad, ya sea con kits escolares, aparatos ortopédicos, o artículos de primera necesidad, bajo la supervisión de las juntas de acción comunal, o delegados de los organismos de control.

Su labor en favor del arte, de la cultura, de la paz, del medio ambiente son admirables, quizá no le corresponde asumir tal responsabilidad, lo que pasa es que esa es su vocación, en una condición innata, se involucra en estas aventuras, en unas propuestas que implican sacrificio, entrega, muchas veces infructuosas, pero cuando hay convicción se obtienen los objetivos, sin importar las críticas
infundadas.

He sido testigo de su capacidad, su ímpetu, su lucha, su constancia, a su lado se aprende, se va formando una coraza, se crece como artista y como persona, se desempeña poca ayuda y escaso recurso económico pero con vehemencia, a veces por el afán de que las cosas salgan bien, se presentan dificultades, sin
embargo al final cumple con lo planeado, quizá con errores involuntarios, pero sacando abantes las propuestas.

Se merece no un aplauso, sino una ovación por seguir al frente de grandes proyectos, reflejados a nivel internacional, permitiendo que los artistas trasciendan por el mundo. Destaca su última iniciativa que está en proceso de desarrollo, el proyecto la creación del Mural más grande de la historia, cruzada cultural donde ya se han sumado más de 20 países y con cerca de 100 entidades educativas y culturales que buscan registrar un guinnes record en Mocorito Sinaloa México.

Alterna su actividad cultural, con su hobbie como es la fotografía de aves, cuyo enfoque lo faculta para defender el medio ambiente, para mostrar a los espectadores la riqueza biodiversa que tiene Colombia. A la par le ha servido para denunciar el deterioro de algunos humedales, de bosques nativos, y de ecosistemas en riesgo de extinción, de esta manera trata de crear conciencia en defensa del medio ambiente.

Aunque a veces genere controversias, seguirá siendo admirado por unos y criticado por otros, hay que comprender que la gestión cultural no es una labor fácil, son más las críticas que el apoyo recibido. Es un trabajo desagradecido ya que tomar decisiones en favor de un grupo genera disgustos, y pocas veces
entramos en razón para entender las dificultades de esta difícil profesión. Por eso mi admiración para Cesar Augusto Rincon por su labor altruista en beneficio de la unión de los pueblos a través de la cultura, la paz y el medio ambiente.

Por  Guillermo Martín Moreno-Artista plástico y escritor colombiano

Temas relacionados