Chocolate caliente con vino: la receta del invierno

Se ha transformado en la receta de este invierno para quitar el frío. Seguro que vas a querer probarlo.Si comes chocolate con vino, ¿por qué no tomarlos juntos en una taza?.Chocolate caliente con vino.

Una copa de vino con un trozo de chocolate macizo ya no es lo de hoy. La tendencia de combinar leche de chocolate caliente con vino tinto es la receta que circula en redes sociales los días más fríos y que debes probar, quizá por su sabor o solamente para matar la curiosidad.

Chocolate caliente con vino, cada uno por su parte, ambos productos aportan grandes beneficios a la salud. Por un lado, el chocolate amargo es una poderosa fuente de antioxidantes, disminuye la presión arterial y disminuye el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares; por otro lado, el vino además de ser una rica fuente de antioxidantes, protege los tejidos de los vasos sanguíneos, depura la sangre y evita la generación de coágulos.

Así que ahora imagina los beneficios que tendrías en una sola taza al combinar un poco de chocolate caliente con vino tinto.

Esta es una bebida perfecta para elaborar y consumir en días fríos, algunos ya lo recomiendan por su sabor y otros más, quienes prefieren sabores menos dulces no son muy aficionados. Tendrás que probarlo para saber a qué equipo te unes.Chocolate caliente con vino

¿Cómo se prepara el chocolatito caliente con vino?

Lo mejor será que la primera vez sigas la receta, y después experimentes dándole tu toque personal.

En un sartén combina leche una taza y media de leche con tres cuartos de taza de chocolate amargo de tu preferencia y prende el fuego a temperatura media.

Bate de manera continua hasta que el chocolate se derrita en la leche y obtengas una mezcla cremosa y espesa.

Vierte una taza de vino tinto en la mezcla directamente en el sartén que uses. Puedes utilizar Malbec, Merlot o Cabernet Sauvignon.

Mezcla los ingredientes hasta que se la mezcla se caliente y ya está. Sirve la combinación en una taza y si gustas, decora con cocoa en polvo o algunos malvaviscos.

Ahora decide si te gusta y si es una receta que prepararás el próximo día que sientas frío y por supuesto, cuando no te importen las calorías de más.

Por: Georgette Valentini

Comentar

comentarios

Temas relacionados