Comercio minorista: repuntan ventas de ropa y electrónicos por el Ahora 12

El pueblo lo sabe que es parte de la estrategia electoral reeleccionaria, la batería de estímulos al consumo lanzadas por el Gobierno: préstamos de la Anses (se otorgaron más de 2,5 millones), autos 0 km con fuertes rebajas, plan de precios congelados y un nuevo capítulo del Ahora 12 , cuyo impacto amortigua la contracción generalizada en las ventas minoristas. Vigente desde el 1° de junio, el programa amplió plazos (de 3 a 18 cuotas), recortó las tasas del 45% al 20% anual y se expandió a nuevos rubros y a todos los días de la semana. La expectativa para junio era alcanzar una facturación de $14.000 millones, el doble del mes anterior. Pero el cálculo oficial ha quedado muy corto

El relanzamiento del Ahora 12 trajo algo de alivio a los comercios, muy golpeados por la recesión, la pérdida de poder adquisitivo y la inflación. En apenas 10 días (entre el 26 de junio y el 5 de julio pasado), el Gobierno volcó $30.000 millones para la compra en cuotas a tasas subsidiadas de electrodomésticos, indumentaria, calzado, turismo y motos, entre otros bienes alcanzados por el programa. “Esperamos mejoras más significativas para el mes de julio”, adelantó a Clarín el Presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán.

Esas mejoras, sin embargo, están lejos de compensar la contracción del 12,4% promedio del primer semestre del año, según datos de la CAME, una de las cámaras del comercio minorista. “En junio, las caídas anuales más profundas se registraron en los rubros calzado y marroquinería (17,9%), neumáticos y repuestos para autos y motos (16,9%), bazares y regalos (16%) y electrodomésticos y electrónicos en general (15,3%).

Ropa y electrónica son los rubros que más rápido reaccionaron por la reaparición de los planes en cuotas. La semana pasada, Daniel Elsztain, director de Irsa —dueña de la mayoría de los shoppings del país— reveló que el Ahora 12 está surtiendo efecto y que “desde los primeros días de julio le estamos empatando a la inflación”. De todos modos, Elsztain aclaró que este año la facturación en shoppings todavía está 20 puntos por debajo de la suba de precios.

Alicia Hernández, gerente de la Cámara de la Indumentaria, interpreta que la baja de tasas en las cuotas permite vender “financiado hasta en 6 cuotas a precios muy similares que al contado”. La directiva añadió que hay otros factores que inciden en el rebote: “El consumo atrasado por la crisis, las liquidaciones de fin de temporada, los remates de stock en los grandes comercios y el pago del aguinaldo”, enumeró.

Se trata, según describen fuentes del comercio minorista, de una reactivación fuerte pero parcial en segmentos altamente dependientes de la financiación. Guilermo Oliveto, de la consultora W, recuerda que la incertidumbre por la suba abrupta del dólar paraliza las ventas. “En un contexto de crisis —razona el experto— el que no tiene plata no consume y el que la tiene, tampoco”. El escenario, hoy, es complicado pero el humor social se viene recuperando.

Consultado por el Económico, un ejecutivo de una cadena de supermercados reveló que “multiplicamos por 10″ las ventas bajo el paraguas del Ahora 12 (televisores, teléfonos, electrodomésticos y colchones, entre otros). “El último año fue muy duro y esta crisis es muy larga. Las ventas venían con caídas del 50%, pero estamos observando que el sector comienza a moverse”, explica el CEO de Garbarino, Carlos García. En esta cadena celebran el retorno de las cuotas, la extensión de los plazos para acceder a los beneficios del programa Ahora 12, porque “le permite al cliente acomodar su compra”.

Sin cuotas no se vende

El titular de la AFARTE, Federico Hellemeyer, coincide con esas dos visiones aparentemente contradictorias. “Las cadenas comerciales nos comentan que están entusiasmados con la medida. Pero esa mejora en las ventas todavía no se tradujo en nuevos pedidos a las fábricas”, dijo. De todos modos, el directivo, que representa los intereses de las armadurías fueguinas, señaló que el relanzamiento del Ahora 12 “es una buena noticia” y dejó en claro que “sin financiamiento es muy difícil vender”.

En el mercado opinan que el relanzamiento de los planes en cuotas con una tasa anual del 20% coexisten con otras iniciativas comerciales previas (promociones, descuentos por pago al contado y rebajas en productos seleccionados). Así, por ejemplo, es muy usual hoy encontrar ofertas de 12 cuotas mensuales sin interés. “El problema de las tasas es que un producto financiado costaba el doble”, sintetiza Diego Puhl, director de Línea Blanca de Samsung. Al igual que otros, el ejecutivo destaca el cambio de tendencia en las ventas, porque “todos los segmentos venían en caída”. Puhl sostiene que los beneficios del Ahora 12 se “verán en un par de meses, a medida que los salarios se acomoden y por las mejores condiciones para financiar”.

En un escenario de incipiente calma cambiaria viene produciendo cambios de hábito. Los consultores especializados en consumo consideran que “el argentino es un experto en detectar oportunidades” y que eso explica el repunte en la demanda de muchos bienes durables, especialmente los electrónicos. “En un momento crisis, el consumidor se cuida, mira el precio y compra sólo en casos de emergencias, por ejemplo, si se rompe el lavarropas”, ejemplifica Diego Otamendi, gerente comercial de LG. El ejecutivo añade que en junio, ni bien se anunció el Ahora 12, “las ventas de TV se dispararon, incluso los modelos de mayor valor”, dijo.

Los estímulos, sin embargo, no derraman en todos los rubros. La demanda de motocicletas, por caso, venía tan golpeada como el resto de los bienes durables y no se recuperan, admite Lino Stefanuto, titular de la CAFAM (la cámara de las marcas que ensamblan en el país). El Gobierno anunció un plan para la compra de motos 0 km de “producción nacional” y de hasta $120.000, con Ahora 12 y hasta en 18 cuotas sin interés.

Se trata de un anabólico adicional al Ahora 12, cuyos beneficios resultaron estériles para el sector. Stefanuto dijo que desde el relanzamiento del programa, “hubo mucha gente preguntando pero pocas operaciones”. En rigor, los patentamientos en mayo cayeron 54% interanual y en junio, más del 20%. “Los precios están muy comprimidos y la devaluación no se pudo trasladar. Veremos si con la medida anunciada podemos revertir la tendencia”, señaló el directivo.

Fuente Clarín

Comentar

comentarios

Temas relacionados