Cómo está formada la propuesta de los $8.500 para la Policía mendocina

Desde el Ejecutivo aseguran que sacaron la cuenta contemplando el promedio de horas extras que trabajan los uniformados. La familia policial se mostró en desacuerdo. El aumento real es de 1.850 pesos.

Durante la mañana del martes, el ministro de Seguridad, Carlos Aranda, anunció un importante aumento salarial para los efectivos policiales de la provincia. Según manifestó el funcionario, a partir de enero un auxiliar recién ingresado a la fuerza cobrará 8.500 pesos a partir de enero del 2014. Sin embargo, para llegar a esa suma, se contempla que el uniformado cumplirá 80 horas extras durante el mes.

La propuesta no fue bien recibida por un pequeño grupo de policías, ex policías y familiares que se encontraban en la puerta del Ministerio de Seguridad. Los mismos exigieron que el salario inicial sea de 8.500 pesos, sin contar los 20 cupos, que equivalen a 4 horas cada uno.

Según explicó el delegado paritario del Gobierno, Mauricio Guzmán, los 8.500 en cuestión se componen de un inicial de 4.500 pesos, a los que le suman un promedio de 20 cupos, que significan un ingreso cercano a los 2.000 pesos. Eso deja un básico de 6.500 pesos. A eso se agrega el ítem anunciado el último lunes, por 500 pesos en concepto de riesgo laboral, y el reconocimiento de 1.350 pesos en calidad de compensación adicional por exceso horario.

Para realizar esa cuenta, Guzmán le informó a El Sol Online que se sacó un promedio de la totalidad de cupos que los uniformados realizan por mes, y que el resultado fue 23. “No se puede mantener el servicio si no se cumplen esa cantidad de horas extras”, aseguró Guzmán.

En conclusión, la oferta salarial que elevó el Ejecutivo significa un aumento real de 1.850 pesos para los uniformados, compuesto de la suma de ambos ítems. Según explicó Aranda, este incremento le costará al Estado cerca de 33 millones de pesos al mes.

Al conocer la oferta elevada por el Ejecutivo, los miembros de la familia policial criticaron el hecho de que estarán obligados a cumplir 80 horas extra para alcanzar la cifra que dio a conocer el ministro de Seguridad. “Nos siguen recargando los horarios. La ciudadanía merece policías responsables y bien descansados”, señaló Juan, uno de los policías de franco que acudió al lugar.

“El monto que ofrecen nos parece correcto, lo que no nos parece es que tengamos que sacar esos 20 cupos. El aumento tiene que ser al básico y el policía decidir si de manera voluntaria saca esas horas extra o no”, explicó.

Una larga negociación

La jornada comenzó temprano. Cerca de las 9, Carlos Aranda, ministro de Seguridad; el ministro de Gobierno, Félix González, el de Hacienda, Marcelo Costa, y el miembro paritario del Gobierno, Mauricio Guzmán se reunieron con cerca de 70 jefes policiales. Allí, les manifestaron la oferta propuesta por el Ejecutivo y estos se habrían comprometido a ponerla en consulta en las distintas dependencias.

Luego, alrededor de las 11, Aranda, Costa, González y Guzmán recibieron a la comitiva de representantes de la familia policial, compuesta por dos ex policías, una familiar de los uniformados y una delegada de la defensoría policial.

Al concluir dicho encuentro, Aranda dio a conocer en que consistía concretamente el incremento salarial que acercó el Ejecutivo provincial.

Cuándo los manifestantes se enteraron de la propuesta, las críticas no tardaron en llegar. Por este motivo, alrededor de las 13, Aranda volvió a recibir a los delegados para escuchar sus discrepacias, que se centraron en el hecho de que se haya tenido en cuenta las horas extra para llegar a los 8.500 pesos que exigen de salario inicial.

Otra de las dudas de los manifestantes es qué ocurrirá con los policías retirados. Su interrogante es si los mismos cobrarán los 1.350 pesos del nuevo ítem de compensación adicional por el exceso horario, o si sólo percibirán los 500 pesos del ítem de riesgo.

“Es importante destacar que un ex policía sigue siendo policía”, subrayaron los familiares.

Temas relacionados