¿Cómo potenciar y desarrollar la habilidad matemática en los niños?

En la actualidad, las matemáticas poseen un lugar clave en la escolaridad, desde los primeros niveles educativos. Esto no solo se refiere a los números y gráficos, sino que las matemáticas impregnan nuestra vida cotidiana de maneras muy diversas

Con una estimulación correcta desde temprana edad, es posible favorecer el desarrollo del pensamiento lógico-matemático en los niños. Siempre debemos adecuarnos a su edad y respetar sus ritmos, procurando proponer actividades divertidas y significativas.

De este modo, es posible desarrollar un vínculo sano y fuerte con esta disciplina tan importante. En esta nota, compartimos algunos consejos y recomendaciones que pueden sernos útiles a la hora de comenzar a trabajar las matemáticas en casa.

Jugar con bloques de construcción

La manipulación de bloques ayuda a organizar el pensamiento lógico-matemático. Podemos ayudar a los niños a asimilar los conceptos básicos de color, tamaño y forma, así como realizar ciertas actividades elementales como comparar, clasificar y ordenar.

Realizar juegos matemáticos

Los juegos tienen un alto potencial de aprendizaje. Debemos seleccionarlos adecuadamente para que puedan resolverlos de manera autónoma, e incluso vincularlos con lo que aprenden en la escuela, como “¿qué es la jerarquía de las operaciones?”.

Reflexionar sobre eventos cotidianos

Es importante que expliquemos lógicamente ciertos hechos, como la ebullición del agua, para que entiendan el proceso de razonamiento deductivo. A su vez, podemos jugar a imaginar hipótesis lógicas para otros eventos, más inexplicables.

Promover un ambiente de concentración

Algo esencial para el desarrollo cognitivo en general es convertir el hogar en un espacio adecuado para estudiar. Si necesitamos ayuda con las tareas, podemos recurrir a plataformas de aprendizaje virtual como Tutorela, que ofrecen distintos recursos educativos al alcance de todos.

Desarrollar actividades para comparar y clasificar

Podemos aprovechar el viaje al supermercado, por ejemplo, para que los niños profundicen sus habilidades de clasificación y comparación. Si repasamos la lista juntos, podemos pedirles que busquen ellos mismos los productos necesarios, seleccionando los más adecuados.

Favorecer la manipulación de cantidades

Una propuesta interesante es aprovechar ciertas situaciones cotidianas para que los niños empleen cantidades o realicen cálculos sencillos. Se puede pensar en los precios cuando vamos de compras, por ejemplo, o calcular cuántas horas vamos a dormir cada noche.

Sumergirse en la cocina

Una excelente forma de familiarizarse con las unidades de medida es a través de la cocina. Podemos proponer recetas sencillas y deliciosas y ayudar a los niños a medir los líquidos y pesar la harina o el azúcar, favoreciendo la vinculación con un tema complejo como este.

Con estos sencillos consejos, es muy fácil comenzar a desarrollar la conciencia matemática en los más pequeños. Esto no solo les servirá para amenizar el vínculo con las matemáticas en el contexto escolar, sino también a entender su aplicación en la vida cotidiana.

Las habilidades lógico-matemáticas nos ayudan a afrontar problemas y a buscar soluciones a diferentes tipos de situaciones conflictivas, más allá de los números. Si las fomentamos en los niños desde temprana edad, estamos facilitando su inserción en la sociedad.

Temas relacionados