Cómo será la sociedad del futuro para el hombre más rico de América Latina

Qué piensa el magnate mexicano Carlos Slim Helú de cómo cambió y cómo cambiará la forma de vivir para las actuales y futuras generaciones.

“El mundo está cambiando, y cambia cada vez más rápido”. En el Salón San Telmo del Sheraton Buenos Aires Hotel, el presidente Mauricio Macri utilizó esas y otras palabras para inaugurar el Encuentro de ex-Presidentes, Empresarios y Académicos organizado por la Fundación Círculo de Montevideo y el Grupo Werthein. Minutos más tarde, su presencia en el escenario sería reemplazada por la de Carlos Slim Helú, el magnate detrás de la empresa de telecomunicaciones Claro.

El mexicano, que conoce de cerca las consecuencias que puede traer un cambio abrupto en las reglas de juego sociales, económicas y políticas –en 2015 fue el multimillonario que más dinero perdió según Bloomberg–, usó su tiempo para hablar sobre los cambios que ya modificaron a la esencia de las sociedades actuales y sobre aquellos que se avecinan.

“La democracia ya no es representativa sino participativa. Hoy la sociedad civil está mucho más informada, hay una comunicación enorme y ya no está limitada solo a los medios tradicionales de comunicación”, comenzó diciendo el empresario. Por su parte, aseguró también que “las instituciones se han vuelto todavía más importantes”, y que “ya no basta con la división de poderes tradicional”.

Para Slim, que los avances tecnológicos no sean conducidos de manera deliberada lleva a la sociedad a un hartazgo ligado al miedo y a las falsas esperanzas. “La incertidumbre crea problemas, y esto se está transformando en una revolución rápida y acelerada; hoy la mayor escuela de mundo no tiene salones de clase, el mayor grupo hotelero no tiene cuartos de hotel, y así”, ejemplificó el orador, haciendo referencia a fenómenos digitales como Wikipedia o airbnb.

Ya avanzada su exposición, el multimillonario sostuvo que en el futuro, la educación y la capacitación serán la regla.  “Hay que lograr que haya una igualdad de oportunidades, y eso la tecnología lo permite, porque es un puente”, dijo, para luego agregar: “La gente tiene miedo al desempleo, a que la profesión propia se vuelva obsoleta. Pero aquí la noticia buena es que la sociedad civil crece exponencialmente, y crece sustentada en el bienestar de los demás”.

Según el mexicano, “la de hoy es una sociedad abierta, en donde cada vez el Estado interviene menos y hay más inversiones privadas; la creatividad es lo que le da ese cariz exponencial a este crecimiento sustentado en el bienestar de todos. Ya no vivimos en una sociedad de clases”.

“Antes, que hubiera esclavos importaba. Hoy vivimos en la sociedad del conocimiento; se necesita población preparada, mantener a la gente informada e incorporarla a la modernidad, pero también necesita incorporarse al mercado. Porque es importante reducir la pobreza, pero también decidir a partir de dónde es que erradicamos la pobreza», concluyó.

Por @CaroPotocar

Temas relacionados