Cómo tener vacaciones todo el año: 2 maneras de obtener la sensación

¿Te interesaría saber cómo hacer para obtener la sensación de estar de vacaciones todo el año en lugar de tan solo algunos días o tal vez unas pocas semanas? Si es así, comencemos por el principio: ¿qué es lo que produce ese estado tan placentero, feliz y relajante que muchas veces nos dan las vacaciones?

Sea que elijas las montañas, el mar, hacer compras en un centro comercial con descuentos increíbles o un retiro de meditación en la India, hay fundamentalmente una razón por la cual esos momentos son tan especiales en nuestras vidas. Y esa razón radica en tu estado mental: estás presente. Tu mente no está pensando ni en el pasado ni en el futuro. No está pensando ni en el trabajo ni en la lista de tareas pendientes. Estás viviendo la experiencia del momento presente de manera completa. Enfocado al 100% en la actividad que estás realizando. Y eso es justamente lo que hace toda la diferencia y nos produce tanta sensación de disfrute, plenitud y relajo.

Entonces, ¿cómo replicar esa experiencia sin necesidad de salir de tu ciudad para poder obtener 365 días de vacaciones al año?

Aquí te presento dos maneras posibles:

1) Turista en tu propia ciudad

Sea que conozcas muy bien tu ciudad o no, mi propuesta es que intentes cada día explorar con espíritu y “ojos de turista” tu ciudad. Esto puede ser desde entrar en una tienda a la que nunca antes habías entrado, tomar un camino desconocido que nunca antes habías recorrido o simplemente proponerte perderte en un barrio o una zona en la que nunca hayas estado.

Repito, no se trata de algo demasiado programado ni ensayado. Simplemente, y al igual que te ocurre cuando llegas a un lugar diferente de vacaciones, intentá simular esta experiencia durante un momento de tu día y fíjate qué ocurre con tus sentidos, tus emociones, pero fundamentalmente, con tu presencia.
(Comentario fundamental: sería importante que a la hora de realizar este ejercicio intentes apagar tu teléfono celular o cualquier tipo de conexión que invada la experiencia que estas atravesando).

2) Meditá

De la misma manera que un gran músico no puede sacarle un buen sonido a su instrumento si primero no lo afina, es crucial que tomemos consciencia que es nuestra mente el instrumento a través del cual percibimos e interpretamos aquello que nos pasa todos los días. Por eso, dependiendo del estado en la que ésta se encuentre, será el modo en el que percibiremos y nos afectará el mundo exterior. Meditar no es una práctica religiosa ni complicada. Tan solo requiere de disciplina, frecuencia y algunas indicaciones básicas.

Te invito a que ingreses en mi canal de Youtube (Nicolas Iglesias), en donde podrás encontrar algunos videos prácticos de cómo iniciarte en la práctica de la meditación.

Por último, quisiera concluir compartiendo con vos un pensamiento, y es que la felicidad y la plenitud no es algo proviene de “afuera”. Alcanzar estos estados en la vida tiene que ver fundamentalmente con el lugar en donde vivís. Pero no en dónde vivís físicamente sino en dónde vivís mentalmente. En dónde vive tu cabeza. Cuáles son los pensamientos, las preguntas y las observaciones que tu mente mayormente rescata de la realidad que te rodea. Ya que por más que estés rodeado de todas las posesiones materiales que puedas soñar, si tu estado mental es pobre, así será tu experiencia de la vida.

La buena noticia es que somos nosotros quienes podemos elegir y entrenar a nuestra mente para vivir en un estado mental enriquecedor, pacífico y feliz. Esta es mi propuesta.

Por Nico Iglesias

Temas relacionados