¿Comprar o vender?

Análisis de Rubén Daray luego de las nuevas medidas del gobierno en relación a los impuestos a la industria automotriz.
Históricamente los compradores de autos de lo que ahora los diarios llaman “alta gama” no eran más de unas 10.000, 15.000 personas por año. Es decir de casi un millón de autos que se venden por año en nuestro país, solamente un 2% eran de “alta gama”.

Con las medidas tomadas por Guillermo Moreno, de tener un dólar de  $6  y un billete real de $10, la gente que tenía sus ahorros en dólares (normal en nuestro país), se dio cuenta que vendía sus “verdes” a $ 10 y compraba un auto a valor de $6. Y entonces estos 10/15.000 compradores históricos se transformaron en unos 25.000/28000 usuarios de autos importados.

Igual, el porcentaje de usuarios de esta gama de autos no llega al 4% del mercado, es decir, no cambia mucho, ya que el 96% restante usa otros autos y esa es la mayoría de los argentinos.

Pero estos cambios no afectan solo a los “importados” afectan a los autos chicos, medianos, grandes y…a los usados. Cambia todo y de manera inexplicable.

A los autos que valían $170.000 (valor de concesionario sin impuestos), es decir un auto al público de unos $ 220.000 se le aplica un impuesto nominal del 30%. Digo nominal porque en realidad este impuesto llega a ser del 43%. Pero si el auto cuesta solo $1000 más, lo alcanza un impuesto de valor nominal 50% que en realidad (y solo Dios sabe como) se transforma en un 100% más.

Es decir, rápidamente el mercado de los importados volverá a ser de no más de unas 10.000 personas por año. Esto no cambia, así era y así será siempre. Habrá gente que pueda comprar una Ferrari y otros que no.

Pero ahora se paró la venta de todos los autos, porque con una inflación de más del 30% anual, los precios de los Okm nacionales se irán ajustando rápidamente y cada vez más autos llegaran al tope de recibir este impuestazo. O, lo que veremos son autos cada vez más desprovistos, más baratos, con menos equipos, para que demoren más en llegar al tope del valor y comerse un impuesto del 43%.

¿Qué pasa con los usados? Y valdrán mucho más, un usado de 2013 con pocos kilómetros valdrá casi un 40% más que hace una semana. De que otra manera sino, Ud. llega a comprarse un Okm, hay que valorizar bien su usado.

La otra pregunta es, ¿Ud. tiene ganas de comprar un Okm, al doble de precio? Y pagar las patentes y seguro de un auto que ahora vale el doble de plata? No, seguro que no.

Entonces, el mercado está parado.Los que siempre compraron autos importados, de a poco lo seguirán haciendo, tal vez muy de a poco, tal vez ya compraron, pero en su momento volverán a comprar.

Tal vez, no lo vemos, pero no es a este sector a quien se le complican las cosas, es a Ud. y a mí que queremos cambiar nuestro auto y ahora nos cuesta el doble o, ya no tiene ni radio…

Habrá que reacomodar los concesionarios, menos ventas, menos gente trabajando, el servicio técnico tendrá más trabajo? ¿Cuánto valdrán los repuestos? ¿Se consiguen repuestos? Digo esto porque cuando se analiza en las terminales la configuración de un auto, los importados y los nacionales, habrá que tener muy en cuenta que auto van a “armar” para tener volumen y no llegar al tope establecido como barrera arancelaria.

Por otro lado, cuando uno compra un auto, debe mostrar la legalidad de su plata. Es decir, Ud. debe demostrar que paga todos sus impuestos, incluido el de ganancias no? Si ya pago por esa plata, ¿Por qué debe pagar ahora un impuesto a la riqueza?

Quisiera poder decirle que hacer, consulte a muchos. Nadie lo sabe.

* por Rubén Daray

Temas relacionados