Con el Chavo se fue un mundo de la niñez

*Con él se criaron milones de chicos que hoy son hombre en todo el mundo. Hoy aquel barril donde escondio El Chavo tantas veces sus lagrimas en el patio solariego, ha quedado inmensamente solo.

También quedaron solitos los juguetes del Quico que el Chavo usaba para entretenerse y hasta la escoba de la Bruja del 77 quedo alli pegadita a la pared y junto a la ventana. Dicen que al Chavo lo vieron muy entrada la madrugada ponerse el bolsito al hombro, acomodarse la gorrita con orejeras, atarse bien la correa con que sostenia sus pantaloncitos con bolsillos llenos de pan y de remiendo y se fue.

Miro ese patio signado de nostalgias y le parecio que don Ramon venia a su encuentro para darle un abrazo interminable y decirle: «vaya nomas chavito, vaya que yo lo estare esperando en el cielo».Y el Chavo se fue envuelto en lagrimas.

Seguramente que don Barriga de aqui en adelante no caera aparatosamente porque tropezo con el Chavito, y la Chilindrina no lo besara para sacarle una sonrisa. Ya no estara El Chavo en la escuela esperando una reprimenda del Profesor Jirafales y lo extrañara ese paisaje festivo con que alegro a los chicos que hoy son hombres en esas tardes de regreso del colegio.

El Chavo se ha ido y sin embargo en este mundo tan lleno de miserias humanas, de ambiciones desmedidas, faltara la ternura de este personaje tan amado por los chicos. Ya debe andar caminando junto a Don Ramon por esos senderos que se bifurcan en el cielo con la sonrisa ancha y bienhechora, balsamo de la alegría que partio con el.

Se fue el Chavo y en el patio solariego el silencio duele. Alli esta el barril que quedo sin dueño, monumento al amor y a la vida. Seguramente que muchos hombres y mujeres de hoy volveran a la niñez con una sonrisa y una lagrima recordando al Chavo. Que inmenso a sido Dios dejar que en la memoria se queden personajes inolvidables como el Chavo……….se fue el Chavito y seguramente que jamas sera una sombra que se fue sin dejar nada.

*Por Osvaldo Barroso

Temas relacionados