Confirmaron la fecha de reapertura del Casino de Mendoza

La sala ubicada en Godoy Cruz está cerrada desde el 22 de julio pasado, en medio de una conflictiva transición entre el anterior concesionario y Traylon, empresa que ganó la licitación para explotar las tragamonedas.

La sede central del Casino de Mendoza, ubicado en Godoy Cruz, reabrirá sus puertas este viernes, a las 10. Así lo destacó el Instituto Provincial de Juegos y Casinos (IPJyC) a través de un comunicado, donde señala que la nueva concesionaria de la sala de juegos, Traylon, continuará realizando las «inversiones y remodelaciones» previstas en su plan de ejecución.

«Ello potenciará y posicionará al Casino de Mendoza como referente en la región», indicaron desde el IPJyC.

La sala ubicada en calles San Martín y Barraquero, de Godoy Cruz, cerró sus puertas el viernes 22 de julio pasado, en medio de una fuerte controversia por la explotación de las tragamonedas.

La anterior adjudicataria, Mendoza Central Entretenimientos (MCE), se negó a retirar sus slots, argumentando irregularidades en la adjudicación a Traylon. Por ese motivo, el IPJyC realizó un «desalojo forzoso», para permitir el ingreso del nuevo concesionario a la sala.

Finalmente, las 590 máquinas de MCE fueron retiradas y Traylon comenzó a instalar 400 tragamonedas, de las 720 que prometió en la licitación.

Mientras tanto, MCE no se resigna a perder el millonario negocio. La empresa, cuya cabeza visible es Alfredo Vila y que tuvo la concesión del casino durante 19 años, denunció judicial y administrativamente el proceso de adjudicación a Traylon.

Para Vila, la propuesta de Traylon es «inviable», colmada de presuntas irregularidades, por lo que solicitó una nueva licitación. El pedido fue inmediatamente rechazado por el IPJyC, que manifestó que «todo este proceso se ha llevado adelante conforme a Derecho y mediante resoluciones que han sido puestas en conocimiento y consentidas por el adjudicatario anterior».

Traylon ganó la licitación con una oferta que incluyó una inversión de $2.236 millones para la remodelación completa del edificio, donde instalará 720 máquinas, con una antigüedad de seis meses.

Pero más allá de esa propuesta, la empresa superó a sus rivales en otro ítem que históricamente se ha transformado en un problema para el Gobierno provincial: el canon. Es decir, cuánto se queda el Estado y cuánto se lleva el concesionario de las ganancias de las tragamonedas.

MCE se llevaba el 43,70% de la recaudación. Y las cuatro las propuestas que se presentaron en la licitación superaron ese porcentaje. Traylon, con un canon del 52%, elevó la oferta más tentadora para el IPJyC, que terminó adjudicando el negocio a la firma encabezada formalmente por Ricardo Benedicto, amigo e histórico socio del empresario kirchnerista Cristóbal López.

Temas relacionados