Construyen muro para separar un barrio de una villa en Las Heras

La comuna de Las Heras, decidió construir un muro para separar un asentamiento de un barrio y bloquear la calle que comunica las dos zonas, tras reclamos de vecinos y choques en los que intervino personal policial.

Se trata del barrio COVIRPOL, ubicado en la calle San Martín entre el 4000 y 5000 de esa comuna del Gran Mendoza, que «desde hace 20 años está rodeado de baldíos», dijo el subsecretario de Relaciones con la Comunidad de Mendoza, Alejandro Gil.

El funcionario indicó que los problemas «no son nuevos» en el lugar, ya que «desde aquel momento» la gente del barrio «viene haciendo trámites para cerrar esos baldíos».

Con el paso del tiempo se conformó un asentamiento en uno de esos terrenos aledaños, integrado hoy por alrededor de 120 familias, quienes pese a que desde el municipio se puso a disposición planes de vivienda social no quieren irse de ese predio.

A su vez, los propietarios de la tierra, que es la misma cooperativa que construyó COVIRPOL, tampoco quieren vendérselo, destacó Gil.

«El municipio nunca quiso hacer el cierre, pero este año por primera vez desde la comuna se pone en práctica la buena experiencia del presupuesto participativo, donde son los propios vecinos los que presentan proyectos para que sean priorizados por la comuna», sostuvo Gil.

«Así, se destinó un porcentaje del presupuesto para obra pública» para atender la demanda, expresó el subsecretario, y entre las propuestas presentadas «los vecinos de la zona de El Resguardo pidieron que se priorizara el cierre de ese baldío» que hoy está usurpado, explicó.

Si bien aclaró que no se trata de un cierre total del barrio, sostuvo que el muro que se está levantando es para «cerrar la calle que lo unía al asentamiento».

COVIRPOL es habitado en parte por familias policiales, «pero también vive gente que no es policía», en tanto que en el asentamiento «la mayoría de las familias son gente trabajadora, que manda a sus chicos a la escuela, pero que, como en otros casos, también hay un pequeño grupo» que genera conflictos, lo que hace que la «convivencia» sea «compleja», aseguró.

Gil manifestó que «se escuchaban tiroteos, eran habituales los piedrazos en los autos» y añadió que «tal vez si hubiéramos podido lograr una convivencia pacífica no habríamos llegado a esta instancia».

Sin embargo, aclaró que «la obra se ejecuta con dineros del presupuesto participativo, es decir que ha sido una decisión exclusiva de funcionarios municipales».

Temas relacionados