Cooperativicidio:»la administración macrista impidió funcionamiento a 41.722 cooperativas»

Pablo Bussetti, presidente de la Cooperativa de Trabajo Ecomedios y editor de El Portal de las Cooperativas, analizó el duro impacto del macrismo sobre el mundo cooperativo. Un recorrido por la génesis y ascenso del diario digital que busca visibilizar las fortalezas, déficits y potencialidades del asociativismo a nivel federal. “A fines de diciembre 2019 sólo quedaban 9.500 cooperativas con su matrícula vigente. Es necesario organizar políticas públicas a nivel nacional, provincial y municipal que favorezcan el desarrollo del sector”, sostuvo.

El Portal de las Cooperativas es uno de los proyectos que lleva adelante la Cooperativa de Trabajo Ecomedios de Bahía Blanca. Con una trayectoria de más de 20 años, Ecomedios se caracteriza por desarrollar un trabajo en red con otras organizaciones cooperativas, de índole social, cultural y educativo. En diálogo con Motor Económico Pablo Bussetti describe la trayectoria de este medio caracterizado por su consciencia comunitaria y política“El Portal de las Cooperativas surgió en noviembre de 2017 y tiene que ver con un análisis del movimiento cooperativo acerca de que el extenso trabajo que realizan a diario no tenía visibilidad. En ese contexto es muy difícil generar políticas públicas acordes a las necesidades del sector y gestionar la participación democrática, uno de los fuertes en las cooperativas», expresó el director del medio.

Busetti destacó que el primer déficit que busca subsanar este medio es la falta de visibilidad del movimiento cooperativo. “Nuestro Portal tiene la característica de ser un diario digital dirigido a toda la comunidad, no destinado únicamente a cooperativistas. Además, en plena pandemia pudimos concretar el proyecto de desarrollar un sistema de corresponsalías, lo que nos permite aportar la perspectiva de las mismas cooperativas a través de la mirada de una persona inserta en esa comunidad”, describió.

Entre los temas abordados, el impacto de la gestión macrista en el sector cooperativo y mutual cobró un capítulo especial. El presidente de Ecomedios confirmó: «En su gestión al frente del INAES en 2020, Mario Cafiero hablaba del ‘cooperativicidio’ que se cometió durante el gobierno de Mauricio Macri. En el proceso administrativo del Directorio del INAES, en el transcurso de la gestión macrista, se suspendieron, se le retiró la autorización o se cancelaron 41.722 matrículas. A fines de diciembre 2019 sólo quedaban 9.500 cooperativas con su matrícula vigente».

Entre las cifras mencionadas es importante puntualizar que al 9 de diciembre de 2019 el INAES tenía 15.728 cooperativas con su matrícula cancelada; 10.847 con su matrícula suspendida y 15.147 con el retiro de autorización de su matrícula. Los datos confirman la herida que el “cooperativicidio macrista” infligió en el sector.

El comunicador se refirió no sólo a las severas dificultades que debió atravesar el cooperativismo a nivel nacional, también cuestionó las políticas abordadas por la gobernación de María Eugenia Vidal en PBA. “El gobernador Axel Kicillof restableció el fondo que las cooperativas tributan, del orden del 15%, y hay un 5% que va a un fondo específico que el Estado cobra y tiene la obligación de destinarlo al propio sector para el desarrollo productivo. Durante el gobierno de Vidal ese fondo fue captado para rentas generales, por lo que generó una importante dificultad en el seno del movimiento cooperativo bonaerense», confirmó.

Integración sectorial como horizonte

Consultado acerca de las dificultades que atraviesa el asociativismo, Bussetti destacó como una de las causas principales “la falta de conocimiento en el funcionariado a nivel provincial y nacional, a lo largo de distintos gobiernos”. Según el periodista esto dificultaría la implementación de políticas públicas aptas para el desarrollo del cooperativismo.

Entre las dificultades internas del sector fue subrayada la falta de integración en el seno del movimiento cooperativo. “A nivel nacional existen 6 confederaciones, con lo cual da cuenta de que el sector está organizado. Esa integración se da en un plano institucional: las personas se agrupan en cooperativas, las cooperativas se organizan entre sí generando federaciones y, a su vez, las federaciones se configuran en confederaciones. No obstante, la falta de integración tiene que ver con la capacidad de desarrollar, por ejemplo, una política de compre cooperativo. Esto es la posibilidad de que una cooperativa a la hora de adquirir productos, bienes y servicios pueda hacerlo con otra cooperativa”, especificó el periodista.

Si bien es posible contabilizar algunas experiencias de integración del tipo mencionado, el entrevistado subrayó: “Existe una clara necesidad de complementación e integración en el sector. Esto se visualiza en que las cooperativas por sí solas no alcanzan a participar de ciertos procesos productivos que podrían lograrlo al vincularse en proyectos».

Circuito virtuoso: beneficios del cooperativismo

Busetti pone el foco en los localismos, en el seno de aquellas “comunidades que evolucionan en su consciencia”, como espacio donde florecen las cooperativas como forma de organización que permite, entre otras acciones, brindar servicios a los ciudadanos. «El cooperativismo es la mejor expresión de la comunidad que se organiza, se autogestiona, toma sus propias necesidades y busca resolverlas”, sintetizó.

De este modo se configura el cooperativismo de servicios públicos, brindando los servicios de energía eléctrica, telefonía, agua potable o gas. También se asienta el cooperativismo donde los trabajadores y trabajadoras gestionan sus propios medios de producción. “Ahí aparece el cooperativismo de servicios de cuidados, que seguramente tendrá un gran desarrollo por las condiciones generadas en las distintas comunidades y por la consciencia social de brindarle mejores cuidados a las personas mayores, a los niños, niñas y adolescentes», puntualizó el gestor de medios.

El cooperativismo activa los engranajes de un circuito virtuoso en el que el sentido de comunidad, proyección, y crecimiento se hacen latentes. Así lo testifica el coordinador de la cooperativa bahiense: “Nuestras cooperativas producen y consumen en el país, por lo que todas las divisas que ingresan a las cooperativas se gastan acá. En las localidades de la provincia de Buenos Aires de menos de 70.000 habitantes los servicios públicos los prestan las cooperativas. Hablamos de crecimiento para las comunidades, nadie piensa en el desarrollo individual».

Políticas públicas necesarias

En correlación con lo dicho, el entrevistado sostiene que la generación de políticas públicas también debería gestarse en torno a las necesidades que surgen del ámbito local, donde los municipios asumen el rol de “canalización” de las necesidades comunitarias. “Al reflexionar sobre las políticas públicas necesarias para el sector uno piensa en aquellas que puede desarrollar el Ministerio de Producción, a nivel nacional, y el propio INAES, cuando en realidad las medidas más eficaces llegan cuando son los propios municipios los que en el mismo mano a mano con las personas integradas en las cooperativas pueden desarrollar políticas públicas”, esbozó.

Hacia el final del diálogo, Bussetti subrayó el trabajo conjunto con la Red de Municipios Cooperativos para lograr que “los municipios se asocien y así implementar políticas públicas favorables al sector”. Para garantizar dicha “proactividad” el vínculo con el Estado debe darse en tres planos. «Es necesario organizar políticas públicas a nivel nacional, provincial y municipal que favorezcan el desarrollo de las cooperativas y mejoren las condiciones materiales para alcanzar esos desarrollos», concluyó.

Por Estefanía Cendón/motoreconomico.com.ar

Temas relacionados