Cosecharás tu siembra

*Quiero después de meditarlo bastante, ya que estoy junto a mi familia bajo cuarentena por Covid-19, referirme a un tema que en el día de hoy publicó en su medio online el otro, el Negro Nasif. Se detalla en el mismo la situación que padecen los trabajadores del multimedios con asiento nacional y provincial, propiedad del Grupo Vila Manzano. Quiero contarles con verdadero dolor, que uno en la vida, cosecha lo que siembra.

Muchos de esos que hoy reclaman, aportando al más amplio cipayaje, fueron contra su propio gremio, el cuál molestada a sectores del empresariado de medios de comunicación y políticos, porque según decían, éstos dirigentes Roberto Picco ya fallecido, Juan Pablo Molina y en los que me incluyo como parte de esa organización gremial, huelen a peronismo y dan asco. Lograron así, desestabilizar la conducción, e imponer con el apoyo de algunos que dicen llamarse compañeros, algunos dirigentes gremiales que la historia está haciendo su parte como, Raquel Blas, Ariel Pringles, José Escoda, y el círculo de periodistas de Mendoza que hacía de anfitrión para sus reuniones organizativas, digamos, etc, etc, etc, quienes además de apoyar y acompañar las manifestaciones y escraches hasta en nuestras viviendas personales, financiaban, espacios en medios, banderas, volantes y hasta algunos viajes a Buenos Aires y los infaltables matones desempleados
y faloperos de la actividad.

No se asusten, de todo hay archivo y muchos vivos para refrendarlo. El argumento que esgrimían por ese entonces, es que en medio de la negociación paritaria, de la cual el Grupo en cuestión en su mejor momento empresario, ya había tenido que blanquear 360 empleados a los que hacía en complicidad, facturar para poder trabajar bajo la cooperativa ServiGraf, y que ahora se debía enfrentar a discutir sobre el famoso art 58 del CCT/ 17/75, y buscar una salida para evitar que los trabajadores siguieran perdiendo poder adquisitivo. Que paso justo en ese momento, distintos periodistas, en su mayoría del multimedios, pidieron la intervención del sindicato.

Juntaron voluntades propias y aportadas por gremios antes mencionados y otros que por la sanidad política del movimiento obrero prefiero no mencionar y que integraban La CGT unificada provincial.

En éste contexto, asesorados por el abogado que oportunamente había sido parte del gremio, armaron un lista convocando hasta estudiantes universitarios de la carrera de comunicación social prometiendoles que harían efectiva la aplicación del aún según ellos, del artículo
convencional antes expresado, que indica que un trabajador inicial debería cobrar dos salarios mínimo vital y móvil. Digo, si esa mentira se hubiese hecho efectiva hoy no hablarían de los bajos ingresos qué cobran y el maltrato que reciben, con un gremio conformado por muchos de esos serviles que mencioné.

Podría estar horas y hasta animarme a ir por la conducción del prestigioso gremio, porque son muchos los compañeros que después de casi 11 años comprendieron y hoy me lo piden. Pero fueron tantas las descalificaciones en los medios de sus patrones que tenía que soportar mi familia y tantos los escraches que recibí, al punto de tener que ir a hacer una nota por ejemplo a casa de gobierno después que los comunicadores mendocinos terminaban su trabajo.

Espero tener pronto salud para ocuparme de reivindicar de la forma que sea necesaria mi vida personal y profesional frente a este grupo de holgazanes. Les dejo está excelente y valiente nota de mi compañero Marcelo Padilla frente a quien con la pauta oficial, aún disciplina a muchos de los genuflexos que hoy reclaman derechos. Esto piensa de los medios opositores el separatista mendocino.

Por eso se los digo en la cara, camino tranquilo por la calle, y voy por ustedes. Y no me conmueve lo que están viviendo, se lo merecen.

*Por Luis Cristofoletti

 

Comentar

comentarios

Temas relacionados