Covid-19: El Gobernador convocó de urgencia a todos los Intendentes

Rodolfo Suarez junto a los jefes comunales evaluarán los pasos a seguir. Señalan que habría existido demora en encapsular los casos para evitar la dispersión.

La idea del Gobernador es mantener la estrategia y esperar cómo evoluciona la situación. Consideran en Salud que los contagios «están dentro de lo esperable» por la magnitud que tuvieron los últimos brotes. El plazo no es largo: mañana podría haber dos cortes de testeos y allí decidirán.

El pico de casos llega en un momento político clave. Esta semana el presidente Alberto Fernández debe decidir cómo sigue la cuarentena en todo el país, y en particular en el Área Metropolitana del Gran Buenos Aires. En Mendoza Rodolfo Suarez extendió las disposiciones del distanciamiento social hasta el próximo lunes, día en que vence el Decreto nacional. Hubo provincias que por decisión propia retrocedieron de fase, pero sobre todo porque tuvieron un pico de casos intempestivo.

En Mendoza por ahora se mantiene el estadio: no declaran que haya transmisión comunitaria de coronavirus. Si eso cambia, también podría cambiar el control de la pandemia para volver a manos del Poder Ejecutivo nacional, pues es condición impuesta para que se mantenga en «distanciamiento social» que no haya contagios descontrolados.

Todo depende de lo que ocurra en las próximas horas. A nivel nacional la tensión entre la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires está en si se pueden o no liberar actividades para pasar a otra fase «de manera forzada» por la crisis social y económica. Mendoza está en otro plano, pero el Gobernador sigue de cerca lo que ocurre a nivel epidemiológico.

Su intención es mantener la «delgada línea» entre cuidar la salud, que es prioritario, sin dejar de lado las actividades económicas. Por eso no se apresuran a retroceder de fase: prefieren retroceder de a poco en caso de que sea necesario sin afectar de manera abrupta al comercio, la industria y otras actividades.

Suarez quiere mantener el distanciamiento social, pero no tiene problemas en cerrar si es necesario. De hecho hubo momentos en los últimos días en que estuvo cerca de firmar una norma para volver atrás e imponer nuevas restricciones. Es lo que le recomiendan algunos epidemiólogos que no tienen en cuenta la otra pata: el brutal impacto en la vida cotidiana y la economía de las familias, las empresas y el Estado que genera el aislamiento.

En tanto el Ministerio de Salud ordenó que todos los hospitales y clínicas privadas brinden informes de manera permanente las camas ocupadas y disponibles, tanto en sala común como en terapia. Esto responde a la necesidad de derivar pacientes y administrar todos los recursos disponibles. En el mismo sentido, ahora sí se piensa en usar alojamientos alternativos para las personas contagiadas. Allí podrían destinar a los pacientes asintomáticos o con problemas leves a hoteles u otros centros donde se garantice aislamiento y tratamiento sin ocupar camas hospitalarias.

Dentro del pico de casos, entienden que es «positivo» que haya solo 4 que no tienen nexo determinado. Pero hay brotes que se siguen ramificando. Justamente la situación de aumento de casos en los «clúster» era esperable y cada vez se les hace más complejo seguir a los especialistas por las ramificaciones. Las dudas están en por qué hubo demora en encapsular los casos para evitar la dispersión.

Comentar

comentarios

Temas relacionados