Cual es la verdad…?

La golpiza que recibieron los colegas periodistas, tiene olor a poder político…

Quien verdaderamente está tras los deplorables hechos, que sufrieran los compañeros periodistas en la puerta, de donde hoy funciona el  «intervenido» Sindicato, cuando hablamos de poder político, hablamos de la que se votará el 02 de junio proximo en la provincia, y ya se están golpeando.

La semana que viene se reunirá el Consejo Provincial del partido y fijarán el 2 de junio para “ir por todo”, cargos partidarios y electivos.

Están desacostumbrados, los que peinan canas, o los decidieron desterrarlas, de una u otra manera, a este tipo de hechos lamentables por cierto, sin sentido.

Un caso sin esclarecer todavía donde un Periodista y un Pastor Evangélico;Roberto Picco,y Miguel Romero, son bajados de un vehículo y literalmente dejados tirados a la vera del camino en la zona de Guaymallén, por un grupo de gendarmes (6) de civil; al momento, hay solamente, dos detenidos.

Más allá de la legalidad o no, de la intervención al Sindicato de Prensa, ordenada por la Fatpren en una asamblea, de acuerdo a las presentaciones realizadas por la condución desplazada, » Viciada de nulidad» este tipo de acontecimientos no, nos merecemos los mendocinos, donde llega un interventor» Osvaldo Couceiro» quien está cuestionado,  por diversos cuadros sindicales del país, que lo acusa de haberse quedado con lo que no es de el, y de ex integrante del Batallón 601 de Inteligencia, del séctor de comunicaciones, al menos eso dice, «Pelito» Sarmiento periodista y ex secretario General de un sindicato de Prensa del Litoral, a quien el hombre en cuestión le intervino su gremio.

Como verán, la vida interna peronista está bastante convulsionada, como decía el General, Juan Domingo Perón con ironía: “Los peronistas somos como los gatos. Cuando nos oyen gritar creen que nos estamos peleando, pero en realidad nos estamos reproduciendo».

«Extraño resulta que dos legisladores de la provincia,( Parés y Díaz) en una maniobra gorila, donde convergieron dos o tres bandas,que golpearon salvajemente a los compañeros periodistas y como hecho anecdótico, les robaran 7 cámaras digitales, le hicieran una cama a Cristian Rodriguez y lo hicieran detener, sindicandolo de participación en los desmanes producidos en la avenida 9 de Julio, en la capital de la provincia» señaló Roberto Picco, también demorado por estos hechos,en un hotel mendocino, donde reside cuando está en Mendoza,ya que vive en General Alvear sindicado, como jefe de la Banda, de los agresores.

Lo cierto es que el Sindicato de Prensa, con más de 50 años desde su creación, estalla en mil pedazos, producto de que dirigentes, entornados por el poder político y militar, al que ninguno quiere volver y están interesados en perpetuarse en el poder, que en gobernar en beneficio de los trabajadores; tomando en cuenta que la intervención era por 90 días y lleva dos años «El compañero Couceiro» en el poder, medio fantasma ya que según algunos participantes de la asamblea del lunes, no vino.

«Nadie ha elegido  a este interventor, que hace un trabajo dentro de la crisis, que hoy se acrecienta pero no da la cara, ni viene a Mendoza a conducir a un gremio del cual es interventor» declaró un afiliado a este medio.

El resultado es la ecatombre que se vive en el séctor,donde no se discuten paritarias, con los consabidos perjuicios a los trabajadores, entregando al poder político el manejo del segemento periodístico.

Entonces despues generan disturbios, dañan a compañeros golpeandolos,los acusan y los hacen detener, a los que el común de los mortales los llamariamos, peregiles que fueron a la reunión, en la creencia de poder aportar algo para el séctor, en beneficio de los trabajadores.

Sindicar a Rodolfo Torti, como jefe de una patota, es increible, para quienes conocemos a Torti, un tipo totalmente pacífico, instruido, estudiante de Derecho, que busca superarse a pesar de las adversidades, día a día, o a Cristían Rodriguez, a quien lo engañan, en un lugar que debe ser para resguardar nuestras garantías.

Extraño también es, el rápido repudio desde séctores opositores al gobierno, ni que hubiesen estado en conocimiento, y esperando que ocurriera,como así también el silencio del gobierno provincial, para esclarecer los hechos violentos que comenzaron el sábado por la madrugada con el ataque a Roberto Picco y  al Pastor Miguel Romero.

Temas relacionados