Cuarto distrito: los Félix se juegan el futuro con la reelección para el Congreso

Para el sector de Omar Félix, la reunión fue satisfactoria

Para el sector de Omar Félix, la reunión fue satisfactoriaLos tres departamentos del sur están gobernados por el justicialismo, pero la batalla principal estará dada por la continuidad de Omar Félix en la Cámara de Diputados.

 

El sur provincial está gobernado por el justicialismo. Como un bloque orgánico, los tres departamentos aparecen bajo la conducción política de los hermanos Félix, el sector Azul y la herencia del jaquismo. El mayor peso electoral le corresponde a San Rafael, donde las chances de los Félix se juegan en buena parte en esta elección: no sólo por la continuidad de Omar en el Congreso Nacional, sino también por las proyecciones hacia 2015.

La principal apuesta de los Félix consiste en renovar la banca del mayor de los hermanos. Su equilibrio político, que mantienen desde 2003, hoy enfrenta dos asedios en frentes distintos. Por un lado, el interno, donde atravesaron una dura competencia ante Alejandro Cazabán, cuyos ecos judiciales se sentirán aún pasadas las elecciones de octubre. Y, por otro lado, el radicalismo, que buscará recuperar el territorio que los Félix les arrebataron en 2003.

El peso político de los Félix, con el apoyo del sector Azul, les permitió posicionar a Omar detrás de Alejandro Abraham como candidato a diputado nacional. El asedio radical busca, por otra parte, meter a Graciela Cousinet -la decana de Ciencias Políticas que figura cuarta en la lista-, si se reiteran los porcentajes dados en las PASO. En este contexto, las proyecciones dan pronóstico reservado a la continuidad de Omar en el Congreso. «Es el único de los diputados nacionales que pertenece al sur y sus proyectos han tenido que ver con apoyar la región», enfatizaron sus allegados.

Emir Félix fue uno de los tres intendentes justicialistas en salir airosos en las primarias, pero por poco margen. No en vano el acto de lanzamiento de todos los candidatos realizado por el radicalismo fue en San Rafael, que buscan desgastar el poder construido por los hijos del ex intendente Chafí Félix. Por eso, su triunfo en agosto tuvo ese doble valor político en un mapa interno donde las facturas por la derrota siempre abundan.

Al igual que el resto de los intendentes, Emir buscó entre su gabinete municipal el candidato que propone para la Legislatura. No quiere sorpresas y busca total afinidad a la hora de llevar a cabo sus proyectos en el recinto. Por eso, eligió a Angel Brancato, director de Hacienda del municipio. El contador Brancato puede convertirse en uno de los especialistas en materia de finanzas en la Cámara de Senadores, un rol para el que el peronismo no ha tenido figuras frente a la oposición a la hora de debatir temas ásperos como el Presupuesto o la ley Impositiva. Sobre todo, porque registra un paso por el organismo municipal encargado de recaudar impuestos. El segundo candidato a senador provincial también es funcionario municipal. Se trata de Samuel Barcudi, responsable del área de salud.

Para la Cámara de Diputados, la elección de la figura no estuvo exenta de un drama político propio de una comarca con sus propios códigos, la de Malargüe. El nombre que se impuso fue el de José Muñoz, que actualmente ocupa una banca en la cámara baja. Muñoz es un hombre que responde al intendente Juan Agulles y entró a la Legislatura cuando el médico Alberto Recabarren asumió como titular de la Obra Social de los Empleados Públicos. Pero antes de Agulles, Muñoz estaba referenciado en Celso Jaque. Hoy, el diputado malargüino está enfrentado al embajador argentino en Colombia e incluso en los mentideros malargüinos le atribuyen el haber matado al jaquismo.

Muñoz también es conocido por querer impulsar la modificación de la ley 7722, que prohibe el uso de cianuro en la actividad minera. La iniciativa del malargüino buscaba eliminar los estudios de impacto ambiental en los proyectos mineros que quisieran invertir en Mendoza.

Luego del malargüino Muñoz, llega el concejal alvearense Gustavo Majstruk. Fuertemente identificado con el intendente azul Juan Carlos de Paolo, Majstruk buscará llegar a la Legislatura luego de haber perdido la presidencia del concejo deliberante en manos del justicialista disidente Luis Gutiérrez.

Para la Legislatura, Agulles decidió que José Alejandrino Barro sea el primer candidato a concejal por el oficialismo. A diferencia de otros que ocupan esta misma posición, el peronismo malargüino optó por un perfil más técnico. Barro es más conocido por desempeñarse en la parte privada, en el área petrolera, que en la función pública.

En tanto, De Paolo confía en un hombre surgido de su gabinete para recuperar poder en el concejo deliberante. Para ello, confió en su secretario de Gobierno, Mauricio Troyas, el primer puesto a concejal. El objetivo es recuperar terreno, perdido en la interna justicialista. Sucede que Luis Gutiérrez es un edil enfrentado al indente De Paolo, que ocupó la presidencia del deliberante gracias al apoyo de la oposición. A sus cuestionamientos al oficialismo, ha impulsado algunas ordenanzas -como la prohibición del fracking en territorio alvearense- luego derogada por el jefe comunal. Por ello, De Paolo necesita recuperar al menos la presidencia del legislativo municipal.

En San Rafael, en tanto, Roque Barandalla es el candidato que los Félix han impulsado para renovar por un nuevo período en el concejo deliberante. Le sigue Pedro Serra, un abogado que se desempeña en el área de Hacienda del municipio. En cuarto lugar -de difícil acceso- quedó Alejandro Cazabán. A pesar de haber invertido mucho en publicidad, y en medio de un escándalo político que concluyó en su imputación por los sobreprecios pagados durante la gestión Jaque en materia de publicidad -el conocido caso Matar-, el mayor logro de Cazabán fue haber tensionado al máximo la interna con los Félix.

Temas relacionados