Delinquen y luego claman piedad

Oscar Sandes, extitular de Vialidad Provincial, a través de su defensa, olvidó su soberbia y solicitó piedad. Dijo ser “un jubilado sin importante patrimonio” y que se suspenda la ejecución de los cargos impuestos por el Tribunal de Cuentas hasta tanto resuelve la Suprema Corte.

Oscar Sandes, el extitular de la Dirección de Vialidad Provincial que está en la mira de la Justicia por serias irregularidades comprobadas durante su gestión, presentó un pedido para que se suspenda la ejecución de las millonarias sanciones, por aproximadamente $5 millones, impuestas por el Tribunal de Cuentas hasta tanto la Suprema Corte resuelva la causa.

El exfuncionario le solicitó al mismo organismo de control y a la Justicia la suspensión del acto administrativo. Según explicó su defensa, con esto se busca evitar el embargo de bienes o generar un daño a su patrimonio hasta tanto no haya una resolución final.

A través de dos fallos (17.357 y 17.362), el Tribunal de Cuentas le impuso al arquitecto cargos por alrededor de $5 millones: $3 millones correspondientes al juicio parcial de cuentas correspondiente al 2019 y casi $2 millones del ejercicio 2018.

Fundamenta la defensa “Tal millonaria imposición pecuniaria, hecha a una persona jubilada sin un importante patrimonio, actualmente con ingresos que escasamente logra mantener las necesidades propias y las de su familia, implica la imposibilidad material de que se pueda imponer alguna caución real, la que incluso de fijarse en un porcentaje mínimo del cargo, sería de imposible cumplimiento, afectándose así el derecho a la tutela judicial efectiva de que son titulares mi mandante”, señala el escrito presentado.

“Esto es lo que siempre se pide en las sentencias del Tribunal de Cuentas”, aclaró la defensa.

El fraude

El escándalo por las sospechas de corrupción fue de tal magnitud que en julio del año pasado el director de Vialidad presentó su renuncia y fue reemplazado por Osvaldo Romagnoli.

Sandes no fue el único involucrado sino que la exgerenta de Recursos Humanos, Corina Gallardo, también es investigada por «falsificar la firma del exdirector y autorizar gastos millonarios irregulares». Por este hecho Sandes la denunció.

Entre las irregularidades detectadas, se comprobó el manejo indebido de fondos a través de la falsificación de firmas, adulteración de planillas de viáticos, utilización de facturas apócrifas y en general gastos injustificados. El Tribunal de Cuentas detectó que los empleados utilizaban el dinero de la caja chica para gastos personales.

“Inmediatamente de conocida esta situación el Arq. Sandes ordenó un sumario administrativo y designó una comisión investigadora integrada por contadores y abogados para que colaborasen en la investigación. Conforme lo expuesto, queda más que claro que el Arq. Sandes carece de responsabilidad en los hechos aparentemente delictivos y a todas luces irregulares investigados. No tuvo conocimiento de los mismos y advertido de la situación, ha sido él quien encabezó la investigación, ordenó la instrucción del sumario, ordenó la integración de una comisión investigadora, separó del cargo a las personas involucradas y formuló la denuncia penal pertinente”, señala el escrito presentado por la defensa.

Aportes El Sol

 

 

Temas relacionados