Delitos de Lesa Humanidad

En 14 años de juicios, se dictaron 250 sentencias con 1013 personas condenadas y 164 absueltas.

Un Informe estadístico de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad sobre el proceso de juzgamiento iniciado en 2006, señala que durante 2020, hasta el 4 de diciembre, hubo 9 sentencias, con 51 condenas y 7 absoluciones, lo que implica una caída respecto de años anteriores y una tendencia a la baja.

También indica que se consolidó la prisión domiciliaria como modalidad de detención, que el 70% de las sentencias espera revisión. Las etapas recursivas tienen las mayores demoras. Las causas en instrucción, advierte, necesitan “la implementación de medidas y recursos urgentes que se orienten a permitir un avance y esclarecimiento”

En su Informe estadístico sobre el estado de las causas por delitos de lesa humanidad en Argentina, que contiene el diagnóstico anual de 2020, la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad señala que fueron dictadas 250 sentencias desde 2006 -9 de las cuales hasta el 4 de diciembre de este año- en las que resultaron condenadas 1013 personas y absueltas 164.

El trabajo realizado por la oficina a cargo de la fiscal federal Ángeles Ramos sistematiza, procesa y analiza la información brindada por las fiscalías y unidades fiscales de todo el país que intervienen en este tipo de procesos.

Entre las principales conclusiones respecto del proceso de juzgamiento de estos crímenes durante 2020, la Procuraduría explica que «más allá de la situación excepcional de Aislamiento Preventivo, Social y Obligatorio (ASPO), persisten demoras en diferentes instancias del proceso, manteniéndose estable en la instrucción y agudizándose en las instancias recursivas contra las sentencias definitivas dictadas por los tribunales federales de todo el país». Entre otros datos, indica que el promedio de tiempo que insume la confirmación de una sentencia con el fallo de la Corte Suprema es de 5 años y 2 meses desde que se formula en esa causa el requerimiento de elevación a juicio.

Solución biológica

Si algo caracterizó a los juicios de lesa humanidad, además que no se avanzó con los civiles cómplices de la Dictadura, partícipes necesarios del genocidio, fue el tratamiento con los militares encausados, una suerte de “solución biológica” que implicó la demora en el inicio de los juicios, combinado con prisiones preventivas domiciliarias, es decir, la extinción de las causas a medida que los represores se fueron muriendo.  Así lo refleja la estadística: de 904 fallecidos, casi el 80% murió antes de recibir sentencia.

Por último, el informe pone de relieve que «disminuyó el total de sentencias dictadas durante el 2020 respecto del año anterior [de 22 a 9], y el número de personas detenidas» (863 en la actualidad) y que «se consolidó el arresto domiciliario como la modalidad de encierro predominante». El 74 % de las personas detenidas (unas 638) transita la detención en su domicilio, lo cual implica que las personas detenidas en cárceles y otros establecimientos suman 225.

De los 904 fallecidos y fallecidas en los 14 años de procesos, 692 murieron antes de obtener sentencia y 212 luego del dictado de su condena o absolución.

Fuente InfoGEI

Comentar

comentarios

Temas relacionados