«Democracia de baja calidad y sociedad fragmentada»

El presidente de la Fundación de Altos Estudios Sociales y ex secretario de Cultura en la gestión de Néstor Kirchner, José Nun, advirtió este jueves que en la Argentina existe una “democracia de baja calidad y una sociedad fragmentada, donde la única certeza es la lucha y el debate”.

Nun sostuvo que “esto se ve obstaculizado por los personalismos, porque no se discuten ideas sino personalidad. Es muy difícil concertar sobre programas y proyectos, es mucho más fácil hacer acuerdos entre personas”, al disertar en el panel sobre los “Valores y democracia”, en el marco del 50° Coloquio Anual de IDEA.

“Tenemos una democracia procedimental, este régimen es democrático, porque las autoridades son elegidas, pero no es lo mismo que un buen gobierno. El temor que tenían desde (Thomas) Jefferson a(Alexis de) Tocqueville era que el sufragio llevara a la consolidación del despotismo selectivo, esto es lo que sucede en Argentina”, dijo Nun.

Advirtió que eso se traduce en “presidentes que hacen lo que se les da la gana, si es que tienen además mayoría en diputados y senadores, con lo que se liquida un elemento fundamental de la democracia que es la división de los poderes”.

«EL PRINCIPAL VALOR DE LA DEMOCRACIA QUE URGE CAMBIAR ES LA RESPONSABILIDAD»

Nun hizo un repaso de los principales hechos de la historia argentina derribando mitos, pero ante todo se concentró en los últimos años de democracia. «¡Qué herejía democrática más grande que una candidatura testimonial!», exclamó. También recordó que hace 12 años el país se encuentra en estado de emergencia económica, por lo cual el Poder Ejecutivo tiene superpoderes para modificar las partidas presupuestarias.

El estado argentino se consolidó hacia 1880, un total de 134 años. Hace poco se celebró el natalicio de Juan Domingo Perón, que fue hace 119 años. «Somos un país muy joven», dijo Nun. Y por esta juventud, aún tenemos marcas profundas. «Los regímenes militares se refugiaron en declaraciones de amor hacia la República. Tras 35 años de regímenes militares, llevamos 31 desde que se instaló la democracia en 1983″, enumeró.

Democracia en crisis

En este contexto, la actualidad marca que los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) «se han multiplicado de manera exponencial». Y si bien trató de no mencionar directamente a la presidenteCristina Kirchner, sí lanzó duras críticas contra el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

«Todos los organismos de control han sido desmontados salvo la Auditoría General de la Nación. Aunque la AGN está muy bien conducida por Leandro Despouy, los informes que produce son religiosamente cajoneados por el Congreso. Capitanich dijo que es una usina opositora. Y tiene mayoría oficialista en su directorio», dijo, e inmediatamente el auditorio comenzó a reír.

Más allá de la concentración del poder en la figura presidencial, Nun destacó que «el personalismo y el dominio tiránico del poder son una constante histórica» en el país. «Tenemos unademocracia de muy baja calidad. Este régimen es democrático porque las autoridades son elegidas en elecciones periódicas, pero una democracia procedimental no es lo mismo que un buen gobierno».

Nun opinó que los presidentes se refugian tanto en la consulta popular como en los votos obtenidos para «hacer lo que se les da la gana si tienen mayoría de diputados y senadores», liquidando así uno de los valores principales de la democracia: la división de poderes.

¿Es posible para la Argentina cambiar esta situación? El abogado y político entra en duda tras varias certezas. «Nunca lo sabremos, es una tarea extremadamente ardua», disparó. A pesar de la incertidumbre se sienta en el sillón de los optimistas, y aclaró que «hay que intentar» el cambio. «Los de abajo tienen que hablar, donde hay muchos valores a desarrollar si no están a cargo de caudillos territoriales como son hoy son los partidos políticos».

FUENTES: NA-INFOBAE

Temas relacionados