Derecho a la identidad Biológica

Ayer 22 de octubre se conmemoró el Día Nacional del Derecho a la Identidad. Todos nos merecemos conocer nuestras raíces.
El derecho a la identidad biológica es un derecho inalienable. En efecto, les pertenece a todas las personas por el solo hecho de ser tales y amerita su máxima protección. Junto con la vida y la libertad son derechos inherentes a la dignidad humana.

Hoy aprovechamos a reafirmar nuestro compromiso. Desde hace un tiempo venimos propiciando un “Programa de Búsqueda Universal de Identidad de Origen y Biológica” destinado a brindar asistencia y contención a todas las víctimas de sustitución de identidad, cualquiera sea la fecha de su nacimiento, y/o sus familiares.

Buscamos poder brindar asesoramiento jurídico y legal en forma gratuita a todas las víctimas de sustitución de identidad y a sus familiares, independientemente del año de su nacimiento para que no sólo se limite al intervalo en que ocurrió el terrorismo de estado en nuestro país.

También buscamos que se pueda intervenir en todos los casos de supresión y/o alteración de la identidad biológica de una persona, facilitando los recursos para las búsquedas particulares, gestionar el acceso a toda la información relacionada con la propia identidad biológica, que conste en los diversos registros de organismos públicos y privados, promover la provisión de los medios que promuevan la realización gratuita del examen de compatibilidad de ADN, sistematizar los datos genéticos brindados voluntariamente u obtenidos en las investigaciones promovidas por el propio organismo estatal, gestionar ante organismos públicos, nacionales y provinciales, el acceso a la información relacionada con la identidad de origen y biológica de las personas, procurar a víctimas de supresión o alteración de identidad, asistencia vinculada a su salud mental, entre otros.

Y en éste proceso de construcción o devolución de la identidad es imperioso crear conciencia sanitaria y social acerca de la importancia de la afiliación de los procesos de adopción de niñas, niños y adolescentes, a fin de desalentar todas las acciones ilícitas que derivan en la sustitución de identidad: no existe la adopción ilegal, sino que se trata lisa y llanamente de expropiación y trata de personas.

Hoy más que nunca alentamos a los municipios a establecer políticas públicas que, en forma específica, constante y sistemática, garanticen el derecho a la identidad para avanzar en la promoción de este derecho consustancial a la dignidad humana.

Comentar

comentarios

Temas relacionados