Desbarataron red narco

Una banda que adquiría la droga en Entre Ríos y la comercializaba al menudeo a través de diversos quiosquitos. Hubo secuestro de cocaína, marihuana y una importante cantidad de dinero, como adelantaramos en la víspera.

Una banda dedicada al tráfico y la comercialización de estupefacientes fue desbaratada el sábado en diversos puntos de la provincia después de una investigación de la Policía Federal.

Producto de cinco allanamientos, que se desplegaron en Mendoza, San Rafael y General Alvear, cuatro sospechosos fueron detenidos y  se secuestró 153 dosis de cocaína, 15 dosis de marihuana, un arma de fuego y municiones, 18 teléfonos celulares, 3 vehículos, 145.192 pesos en efectivo, 200 dólares estadounidenses en efectivo y demás elementos de interés para la causa.

La investigación de la Delegación de la Policía Federal San Rafael lideró la investigación luego de trabajos que confirmaron que existía una banda dedicada al transporte y posterior venta de estupefacientes al mejor estilo menudeo en distintos puntos de Mendoza. Los trabajos de campo de los efectivos permitieron establecer que la droga llegaba a Mendoza desde la provincia de Entre Ríos.

Uno de los proveedores de la sustancia mantenía contacto con un hombre que trabajaba como transportista utilizando un camión tipo semi-batea, detalló la Policía Federal. El sujeto era empleado de una empresa dedicada al transporte de materiales utilizados en la construcción de obras viales y viajaba seguido a Entre Ríos

Él era el nexo de la banda narco para el transporte y la distribución de las sustancias ilegales. Además, llevaba el dinero de los mendocinos para el pago de la mercadería. Con todas las pruebas incorporadas, el sábado por la mañana se iniciaron los trabajos para desarrollar los allanamientos.

De esta forma, el juez Eduardo Puigdéngolas, del juzgado federal de Primera Instancia de San Rafael, ordenó las medidas en San Rafael y General Alvear y también en la Capital provincial. En total, fueron cinco los procedimientos.

Esto permitió la captura de cuatro sospechosos, quienes ya estaban identificados por los policías. Además, incautaron 153 dosis de cocaína, 15 de marihuana, un arma de fuego y municiones.

También secuestraron 18 teléfonos celulares, 3 vehículos, 145.192 pesos, 200 dólares y otros documentos de interés para la causa. Los pesquisas detallaron que esa droga fragmentada era comercializada en pequeñas cantidades en distintos quiosquitos, los que formaron parte de los allanamientos.

Tanto lo secuestrado, como los cuatro detenidos (todos mayores de edad) quedaron a disposición del citado juez e iban a ser acusados por el transporte y la comercialización.

Comentar

comentarios

Temas relacionados