Desde la Casa Rosada buscan que Vidal sea la vice de Macri

La Casa Rosada buscó este miércoles instalar la posibilidad de una fórmula con Mauricio Macri como candidato a presidente y María Eugenia Vidal como candidata a vice, un esquema fue rechazado de plano desde la provincia.

La movida -que varios atribuyen a Marcos Peña- se filtró a algunos medios, en un intento por retomar la iniciativa luego del shock que causó en el laboratorio político de Macri la decisión de Cristina Kirchner de declinar su candidatura en favor de Alberto Fernández y presentarse ella como candidata a vice.

“Es un disparate total”, dijo un ministro del gobierno bonaerense. “Dicen que a Macri hay que cuidarlo, pero de esta manera sólo se le hace daño”, agregó.

Desde La Plata están convencidos que la propuesta de Vidal como candidata a vice surge desde la Rosada y se plantan de lleno para tomar distancia. “A la Gobernadora no le hace gracia que se juegue con su nombre y que se especule con fórmulas imposibles”, dicen desde el gobierno y agregan: “Lo único que falta es que la propongan como candidata a intendenta de La Matanza”.

La reacción en La Plata deja en claro el clima que se vive dentro de Cambiemos luego que Cristina moviera sus fichas adelantando los siempre frenéticos cierres electorales. Es que lejos de los análisis de Marcos Peña y Durán Barba, que intentaron filtrar optimismo luego de conocida la decisión de Cristina, calificando a la fórmula Fernández-Fernandez como un error garrafal de la ex presidenta, los primeros sondeos hablan de un crecimiento de dos puntos.

Es que con su movida, Cristina pareció reconocer los límites que su figura generaba a la ampliación del espacio político que conduce y con su paso al costado buscó favorecer la unidad del peronismo, buscando atraer a los gobernadores y a Sergio Massa. Un gesto que en Cambiemos le vienen pidiendo a Macri tanto desde el PRO como del radicalismo, pero que hasta ahora el presidente se niega a aceptar.

Pero la jugada de Cristina, si logra sellar una unidad con gran parte del peronismo, la coloca en las puertas de un triunfo en primera vuelta, lo que aceleró las presiones para que Macri decline su candidatura en favor de Vidal. Esa propuesta está más fuerte que nunca en el mercado, en el establishment y en Cambiemos.

La posibilidad que ahora que Cristina se bajó a la vicepresidencia el peronismo se una en torno a Alberto Fernández y gane en primera vuelta, aceleró las presiones en el mercado, el establishment y Cambiemos, para que Macri declina su candidatura en favor de Vidal.

El Plan V propone a Vidal como candidata a presidenta y a Martín Lousteau como candidato a vice. También incluye la posibilidad de que Sergio Massa sea el candidato a gobernador. Y para esto hay quienes buscan convencer al líder del Frente Renovador antes de que cierre con el peronismo. Si esto no fuera posible se menciona a Cristian Ritondo como el candidato a gobernador que preferiría Vidal.

Macri, mientras tanto, intenta mantener viva su candidatura y este miércoles volvió a mostrarse en un encuentro de la agrupación Defensores del Cambio, la útima creación de la Jefatura de Gabinete, que pese a sus esfuerzos desde hace meses que no logra sacar de agenda el Plan V, por la sencilla razón que Vidal sigue midiendo bastante más que Macri.

Durán Barba encargó una mega encuesta nacional, cuyo resultado promete estar disponible para fin de mes, como último recurso para tomar una decisión definitiva sobre la candidatura de Macri. Es acaso el primer indicio fuerte que la declinación del presidente no está totalmente descartada ni por su círculo más cercano.

Pero lo que comenzó como un problema electoral, ahora ya se convirtió en un problema político. Hay actores como Lousteau, Massa y otros peronistas, más una parte cada vez más importante del radicalismo que no tendrían problemas en sentarse a conversar con Vidal sobre la creación de una nueva coalición, pero que de ninguna manera aceptan abrir esa instancia si Macri es el candidato. Hasta el propio Roberto Lavagna estaría dispuesto a sumarse a esa conversación, como dejó claro su hijo.

Se suma a esta un problema de gobernabilidad. Macri esta de diez a quince puntos abajo de Cristina en la provincia, de manera que insistir con su candidatura augura como muy probable que Cambiemos pierda la provincia, aún si Macri se impone por un pelo en el ballotage. En la provincia no hay segunda vuelta. De manera que en la mejor hipótesis posible para la Casa Rosada, Macri sería un presidente mucho más débil de lo que fue, con la mayoría de las provincias y capitales importantes en manos del peronismo y en minoría en ambas cámaras.

Todo lo que ocurre es tan previsible como el esfuerzo de los protagonistas por negarlo. El sábado, mientras el anuncio de Cristina sacudía el tablero político, los voceros de la Gobernadora se mostraban sorprendidos pero afirmaban de manera categórica no habría cambios en la estrategia electoral.

Sin embargo, en otros estamentos del gobierno dejaban entrever que el Plan V comenzaría cobrar fuerza. Desde entonces el gobierno no logró recuperar la agenda. Ayer al vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, se le escapó en una entrevista que la candidata era Vidal. A mitad de camino intentó corregir la frase para mencionar a Macri. Solo él sabrá si fue un fallido o una estrategia. Horas antes, el senador radical Julio Cobos, había salido a pedir que la candidata sea la gobernadora bonaerense.

Fuente: lapolíticaonline.com

Comentar

comentarios

Temas relacionados