Desde La Picaza a Hierro Indio

*Nuestros ríos son milenarios. La historia sanrafaelina ha navegado sobre los dos cauces mas importantes de la provincia, el Diamante y el Atuel y a lo largo de la misma ha pasado de todo. Fueron ríos navegables a principios del siglo pasado, sirvieron desde siempre para el crecimiento agrícola, minero, industrial y potenciaron la economía local hasta convertir este departamento en el mas importante de Mendoza.

La minería no es nueva. Desde los viejos tiempos cuando don Diego de Rivadaneira cateo las primeras minas en los contrafuertes de la cordillera hasta hoy mucha agua ha pasado bajo el tiempo. Años después el catalán Jose Soler y Codina exploto la mina La Picaza. instalando un fundición de plomo en la Villa 25 de Mayo. Poco después, en 1915 Salvador Quiroga y el francés Andres Tourner, amigo de Iselin, explotaron la mina Maria Elena de hierro detrás del Cerro Bola e instalaron una pequeña fundición para la fabricación de ese material. Rivadaneira, a los 89 años, descubre la mina La Valenciana, al sur de El Nihuil y meses después capitales extranjero, Vander And Company pone en marcha Minacar. En 1934 se extrae petróleo en El Sosneado y de la Picaza se explota las canteras de cal, ónix.

En el año 1945 se exportó por ferrocarril aprovechándose el ramal Pedro Vargas-Malargue 110 mil toneladas de asfaltita, 120 mil toneladas de sal, 4 mil de asfalto, 1.300 millones de aceites minerales, 600 toneladas de azufre, 4350 mil toneladas de hierro entre otros. Por todo ello San Rafael percibió en concepto de explotación de minería mas de 25 millones de pesos de la época, superada por la agricultura que obtuvo ese año, 1945, 28 millones de pesos en total. De esos 25 millones de pesos en minería, el 74 por ciento fue a parar a manos de los industriales mineros y el resto al Estado, en la agricultura de esos 28 millones de pesos solamente el 51 por ciento quedo en los bolsillos de los productores.

Antes de los años 40 se exploto la mina de hierro Los Guanacos en las cercanías del Sosneado, se sacaba ese mineral por ferrocarril y se enviaba a Buenos Aires a la empresa SOMINAR que le deje al gobierno de Mendoza en regalías alrededor de 23 millones de pesos de esa época. Para esos trabajos se utilizaba agua y no la cantidad mentirosa que dicen algunos diarios y otros medios opositores, el Departamento General de Irrigación a través de la Subdelegación de Aguas aclaro (diario El Debate de Mendoza del 16 de junio de 1950) en ningún momento el cauce del rio Atuel se vio contaminado ni tampoco «la mina de hierro Los Guanacos» seria un peligro para la agricultura.

Hoy cuando se escucha tantas necedades periodísticas, con periodistas desinformados, que nunca agarran un libro de la historia reciente de la provincia y que escriben o dicen lo que les dictan al oído me doy cuenta hasta que punto son esos medios tendenciosos. ¿Qué legisladores oficialistas y de la oposición saben esa historia de la minería como para discutir con papeles en las manos si la minería es contaminante o no, y si lo es como evitar esa contaminación si se trabaja bien.

Hace 80 años atrás la minería competía de igual a igual con la agricultura, ingresaba al departamento millones y millones de pesos en concepto de regalías que permitieron, junto con la agricultura darle a San Rafael la matriz productiva que lo desarrollo hasta el infinito. Y hoy sacan cartelitos de «No a Hierro Indio» sin conocer pormenores claves como para pedir semejante necedad.

Imágenes: Archivo Histórico de Malargue; mendozantigua@blogspot.com; mapaconflictominero.org.ar.

Temas relacionados