Deudores alimentarios: hay que terminar con las “avivadas”

El Poder Ejecutivo envió el proyecto del Código Procesal de Familia donde se prevé algunas modificaciones para lograr el cumplimiento de los deudores. Muchos de ellos son empleados del estado mendocino.

Días atrás el Poder Ejecutivo envió el proyecto del Código Procesal de Familia a la Legislatura. Además de los cambios en los procesos de adopción y otros temas puntuales, la iniciativa apunta a mejorar la gestión de la cuota alimentaria por parte de los padres, ya que son muchos los que no se hacen cargo de este pago para sus hijos una vez que se separan de sus respectivas parejas.

“Una problemática que reclama soluciones urgentes es la prestación alimentaria, por lo que se ha proyectado un proceso que posibilite la protección diferenciada y efectiva de estos derechos de fuerte dimensión social”, señala el proyecto entre sus argumentos.

Con respecto a la ejecución de los alimentos, la sentencia será apelable en todos los casos pero en ese apartado, el artículo 166, fija que el recurso de apelación se puede imponer dentro de los tres días y que se tramitará “sin efecto suspensivo” para que los menores sigan recibiendo la cuota alimentaria. 

En pos de lograr una mayor celeridad del proceso, con este proyecto se podrá notificar de la demanda en el domicilio laboral o comercial. “Antes se notificaba en el domicilio real y en muchos casos se desconocía el paradero, lo que generaba demoras”, explicó el subsecretario de Justicia, Marcelo D´Agostino.

Más celeridad y con plazos claros

Un punto que se remarca es que la norma que permitirá dar agilidad en el plazo para el trámite de la audiencia de alimentos provisorios. Dentro de los dos días de presentada la demanda, el juez citará a las partes a una audiencia que se realizará dentro de los tres días. Mientras que “anteriormente esto se manejaba a discrecionalidad del juez”, explicó el subsecretario de Justicia.

Con respecto a la sentencia, el proyecto hace referencia a que la cuota alimentaria debe tener los “mecanismos idóneos y eficaces” para garantizar el mantenimiento del poder adquisitivo de la cuota. Esto significa que a partir de su sanción, los magistrados tendrán mayores herramientas para que se garantice el pago tomando medidas alternativas. 

“Los jueces tendrán más herramientas porque, por ejemplo, si el demandado tenía un trabajo en negro, no había cómo cobrarle”, añadió D´Agostino. Tiempo atrás un juez resolvió que un abogado que había incumplido con la cuota alimentaria debía dar clases de derecho de Familia en el ex Cose.

Además para asegurar que se cumpla con la sentencia se pueden tomar medidas como la imposición de una tasa de interés más alta que cobra el Banco Nación a sus clientes. Según las circunstancias del caso, el juez podrá adicionar intereses punitorios.

Por otra parte la sentencia deberá ordenar que se paguen las cuotas atrasadas devengadas desde la fecha de notificación de la demanda, mientras que antes se establecía desde la fecha de interpelación. El monto  de la cuota suplementaria será determinado por el juez y devengarán intereses desde la fecha fijada en la sentencia para el pago de cada una.

El deudor solidario

Por otra parte en la iniciativa se resalta la figura de deudor solidario donde con la demanda se solicita el descuento a su dependiente o a cualquier otro acreedor el monto correspondiente a la cuota. Una vez que se constate el incumplimiento, el juez dictará la resolución que declare la solidaridad, que deberá notificarse ante el incumplidor.

Actualmente el juez le ordenaba al empleador que le retenga parte de la cuota alimentaria a su empleado demandado. Ahora, con los cambios previstos, se amplía la responsabilidad solidaria en el caso de falsedad u omisión. “Si el empleador falsea u omite los datos del empleado, será responsablemente solidario respecto del alimentante”; añadió el funcionario.

Deudores alimentarios

Fuente El Sol

Comentar

comentarios

Temas relacionados